Las fotos de la agencia Magnum son geniales, perfectas, históricas y mágicas. Sus descartes, sus imágenes de las hojas de contacto, son casi perfectas, casi históricas, casi mágicas. El fotógrado Henri Cartier-Bresson ponía muchas pegas a la hora de pasar a los editores de las publicaciones para las que trabaja los negativos de la fotos que descartaba, muchos editores los reclamaban y en muchas ocasiones los fotógrafos no volvían a ver sus fotos.

En 1947 Cartier-Bresson, Robert Capa, David “Chim” Seymour, George Rodger y William Vandivert crearon la agencia Magnum Photos para trabajar de manera cooperativa e independiente y consiguieron una autonomía total en su trabajo y el control de los derechos de autor y de edición de sus imágenes. Un muestra de cómo ejercieron los fotógrafos esa autonomía se puede ver en Magnum: Hojas de contacto una exposición de la Fundación Canal con 94 fotografías realizadas por 65 destacados creadores de la mítica agencia. Todas ellas acompañadas de sus hojas de contacto.

«Una hoja de contactos, para un fotógrafo, es algo muy íntimo. Para entrar en Magnum Photos, pedían las hojas de contacto  a los aspirantes. Eran fundamentales para entender al fotógrafo. Es cono ver un diario personal, se ven sus errores y sus aciertos, pero también su suerte y los momentos mágicos», explica Emmanuelle Hascoët, directora de exposiciones de Magnum Photos.

El proceso de edición

La muestra es también un recorrido por la historia del fotoperiodismo ya que cuenta con imágenes de Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Inge Morath, Bruno Barbey o Cristina García Rodero. La exposición deja constancia de cómo se eligieron algunas de la imágenes que ilustran capítulos históricos, desde el  desembarco de Normandía, en la segunda Guerra Mundial, a la caída de las Torres Gemelas de Nueva York el 11-S de 2001.

La historia se hace con fotos y hay que saber dar con ellas entre muchos disparos realizados de un mismo acontecimiento. Para mostrar este proceso de edición la  Fundación Canal se ha convertido en un laboratorio fotográfico y cada una de las imágenes de la muestra está acompañada de su hoja de contactos para poder ver, con una lupa, cómo son las fotos descartadas. A veces los descartes son prácticamente instantáneas idénticas a otras tomadas momentos antes, pero en otras se puede ver como la magia de la foto se produce a la primera.

“En las hojas de contacto todo queda reflejado: lo que nos ha sorprendido, lo que hemos captado al vuelo, lo que nos hemos perdido, lo que ha desaparecido, o un acontecimiento que se desarrolla en nuestra presencia hasta que se convierte en una imagen plenamente satisfactoria”. Palabra de Cartier-Bresson.

Magnum: hojas de contacto. Fundación Canal, desde el 04 de octubre, hasta el 5 de enero.