A David Del Cura le desborda la actualidad. No porque no pueda abarcarla, que lo hace a diario como director de La Brújula de Onda Cero. Sino que la vida de la sociedad, la vida del mundo de la que es testigo desde su atalaya periodística y que pasa a diario por su cabeza, ha encontrado una vía de escape diferente al titular.

Si por las ondas ordena, manda y estructura la actualidad de manera periodística, con certezas, datos y hechos. La mente de Del Cura tiene una cara B, donde da rienda suelta a lo surreal, lo onírico y a todo lo nacido de los impulsos incontrolables la mente. Y lo que habita en su cabeza es actualidad que la despliega en forma de arte. Una parte de ese desdoblamiento de su personalidad se puede ver hasta enero en Vidas, en la sala madrileña Despacio de Arte y Vino y Galería de Arte Rodrigo Juarranz (Espíritu Santo 36)

Una de las obras de 'Vidas'

Una de las obras de ‘Vidas’

“Gran parte de las obras tienen un componente periodístico y otra parte está formada por elementos meramente visuales”, cuenta Del cura señalando una obra en la que se juntan a Trump y a Putin con la estética de la Guerra Fría.

Aunque la política tiene un reseñable protagonismo la temática de su obra inspirada en la actualidad es de lo más variado: hay un homenaje al movimiento LGTBI, hay cambio climático, hay sexo y hasta turismofobia, con una obra dedicada a Venecia.
Rabaneda del Pinar, en Burgos, es su centro de operaciones para hacer sus obras de mayor formato. Son las que llama obras de “zen rural” que claramente son obras desconectadas de la actualidad. Si no te queda claro el arte de Del Cura ha puesto unas cartelas explicativas junto a sus composiciones. “Claro, que no explican nada. Sólo generan inquietud”, asegura.

La obra está basada en un material, el papel. “Es el elemento principal, me parece un elemento que debe tener más vidas que una sola, me gusta aprovecharlos para que tenga una segunda o tercera vida”. El papel, que ha sido durante milenios el único soporte de la comunicación escrita, es la materia prima de su trabajo artístico, ya provenga de cartelería callejera, de libros o revistas.

Obra de resaca informativa

2 de octubre

2 de octubre

 

El 1 de octubre se fue a Barcelona a hacer el programa. Un momento de la actualidad que no daba para muchas fiestas artísticas pero Del Cura sacó tiempo para pasarse a ver una exposición sobre Warhol en CaixaForum. Cubierto el día de referéndum, Del Cura se fue con colaboradores y tertulianos de su programa a tomar una cerveza. Ya era 2 de octubre y entre balances de jornada y cocktails, el periodista prometió un homenaje creativo a sus colegas sobre la jornada. Así que con los folletos de la muestra de Warhol se montó una pieza con la fecha bien grande del 2 de octubre.
Esta obra tiene una aspecto importante que explica el mundo que desfila por la mente de Del Cura. “Todo lo que ha pasado en Cataluña se ha disparado y se ha vuelto loco desde el momento del desenterramiento de Dalí”. Una obra que muestra cómo compone el Del Cura artista: con trozos de su papel de periodista que habita el tiempo de la resaca informativa.