Compartió isla con Chavelita Pantoja, Carmen Lomana, Carmen Gahona, Fortu el vocalista de Obús, Nacho Vidal y Rafi Camino, entre otros. Su edición la ganó un desconocido y barbilampiño Christopher. Hoy Isabel Rábago, recién nombrada secretaria de Comunicación del PP de Madrid, compartirá despacho con Pablo Casado y la nueva savia que pretende regenerar un partido gravemente herido tras el escándalo de Cristina Cifuentes. El nuevo equipo está formado por 20 hombres y 12 mujeres con una edad media de 47 años, que aúna, según cuentan, «juventud y experiencia» con el objetivo de ganar las elecciones municipales y autonómicas del 2019.

Isabel Rábago estudió Periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca y ahora se encuentra estudiando tercero de Derecho por la UNED. Ejercerá como colaboradora de Isabel Díaz Ayuso, vicesecretaria de comunicación del Partido Popular de Madrid y no cobrará por su labor en su nuevo puesto. Dada su trayectoria, su misión será la de asesorar a los dirigentes populares cuando acudan a tertulias y programas televisivos para que sepan qué decir y cómo comportarse ante las cámaras.

Parece que ha sido su frenética actividad en las redes sociales la que ha convencido a los responsables del partido

Parece que han sido su presencia y su frenética actividad en las redes sociales, en Twitter cuenta con casi 60.000 adeptos, las que han convencido a los responsables del partido para este nuevo nombramiento, ya que esperan que Rábago consiga que los mensajes del partido lleguen a todos sus seguidores. Isabel Rábago ha sido especialmente crítica con el tema del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Isabel Rábago, a sus 43 años, puede presumir de una larga trayectoria en la televisión siempre vinculada a programas del corazón. Ha trabajado tanto en La 1, Antena 3 como en Telecinco. En 1993 fue Miss Cantabria, con melenaza al viento y sonrisa profiden (no tan blanca y artificial como la de ahora) lució palmito en el certamen de Miss España.

Se especializó en información del corazón, pero lo que de verdad la catapultó a la fama fue su paso por Supervivientes en 2015. Sólo estuvo 28 días en la isla, fue la tercera expulsada del concurso, capeó tres nominaciones y nunca fue líder. Eso sí, lágrimas se le escaparon unas cuantas. «Soy consciente de que entro sola y de que voy a salir sola. También sé que, teniendo al lado a Isabel Pantoja II, le voy a hacer preguntas, no lo voy a poder evitar», confesaba entonces la actual secretaria de Comunicación del PP. Al volver estuvo a muerte apoyando a Fortu y a Nacho Vidal.

Nunca 28 días fueron más rentables. Desde entonces participa en todas las tertulias como ex concursante y como experta en de la dureza del concurso. En la edición de 2018 forma parte de los rostros habituales de Tierra de nadie (programa de los martes) y Conexión Honduras (programa presentado los domingos por Sandra Barneda). Además, desde el pasado 19 de noviembre, alterna su presencia en las tertulias de Supervivientes con Viva la vida, el magazine de los fines de semana presentado por Toñi Moreno.