Robledo Puch tenía 19 años cuando lo detuvieron. Cuentan las crónicas que aquel querubín de ojos claros y melena ensortijada, incluso esposado, transpiraba lástima. Su belleza sobrecogió tanto a la prensa que llegó a compararlo con Marilyn Monroe. A las puertas de la juventud, cuando estaba dejando atrás la adolescencia, Puch fue condenado a cadena perpetua por 10 homicidios calificados, un homicidio simple, una tentativa de homicidio, 17 robos, complicidad en una violación, tentativa de violación, un abuso deshonesto, dos raptos y dos hurtos.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS