Tendencias | Valencia

Bioparc prevé abrir en Valencia el "mejor parque acuático" de la Península en 2021

La intención inicial era que este parque abriese todo el año, pero ahora se baraja la posibilidad de que funcione entre ocho o nueve meses al año

logo
Bioparc prevé abrir en Valencia el "mejor parque acuático" de la Península en 2021
Bioparc de Valencia

Bioparc de Valencia EP

Resumen:

Bioparc Valencia prevé crear junto a sus instalaciones el «mejor parque acuático de la península, con atracciones icónicas», y para ello presentará al Ayuntamiento un nuevo diseño del proyecto en abril, para que se pueda aprobar después de verano y esté listo para abrir al público en 2021.

Así lo ha avanzado este jueves el director general del parque, Luis Ángel Juez, que ha presentado las novedades e intervenciones de Bioparc en 2019, entre las que ha destacado la rehabilitación de alquería del Rey y la Casa Figuerols, la instalación de una caldera de biomasa y que los restaurantes del complejo han eliminado por completo el uso de utensilios de plástico. También han participado el arqueólogo Víctor Algarra y el gerente de restauración, Eduard González.

El director general de Bioparc ha indicado que ya ha recibido «ofertas de empresas holandesas y americanas de atracciones y diseños», por lo que ha apuntado que, en principio «va a ser un referente, estamos yendo al mercado internacional», ha remarcado.

Luis Ángel Juez ha señalado que el proyecto para el futuro parque fluvial de aventura ya estaba «preparado», pero que el «nivel de exigencia» del Bioparc -gestionado por la empresa Rain Forest- hizo que sus responsables se volvieran a «preguntar si era lo que querían hacer». Así, durante cuatro meses han estado «rediseñando completamente» el proyecto, que está «muy avanzado» y se presentará al Ayuntamiento de Valencia entre marzo y abril.

Ha detallado que en principio el «concepto» que presentaron, asesorados por otras mercantiles, daba «mucha importancia a la actividad del ‘canyoning’ y al ‘río lento’, de forma que los «juegos acuáticos quedaban relegados». Esto suponía «dos problemas», por la capacidad de afluencia «y, por tanto, de rentabilidad» y que además estas dos atracciones son «habituales» en el resto de parques. «Vimos la posibilidad de dar un paso adelante y pensar en atracciones icónicas», ha agregado.

Con todo, la «idea de inauguración sigue manteniéndose para 2021» y ha concretado que el «principal problema» es que las atracciones tardan entre 12 y 18 meses en fabricarse. Además, ha avanzado que aunque la intención inicial era que este parque abriese todo el año, ahora se baraja la posibilidad de que funcione entre ocho o nueve meses al año, en la línea de lograr «máxima capacidad en menor tiempo».

Rehabilitación de las alquerías

Este parque acuático linda con el conjunto de la Alquería del Rey y la Casa Figuerols. Luis Ángel Juez ha destacado que el parque acomete en estas instalaciones un proyecto de rehabilitación «muy ilusionante». La concesión del Bioparc obliga a la rehabilitación de estas construcciones e indica que deben destinarse para un recinto de recepción de visitantes, un uso que Rain Forest «nunca ha considerado». No obstante, el parque acomete en estas instalaciones un proyecto de rehabilitación «muy ilusionante», para el que llevan estudiando las edificaciones desde hace dos años.
El arqueólogo Víctor Algarra ha explicado que estas alquerías, de entre los siglos XV y XVI, pertenecían a la partida del Pouet de Campanar, que se «desmembró» hace dos décadas y, con ello, «desaparecieron las alquerías que existían» progresivamente y, con ellas, su «indudable valor arquitectónico», por los «avatares del Plan General de Ordenación Urbana» y en la década de los 90 y años 2000. Estas construcciones son de las escasas alquerías que quedan de esta partida.

Ahora, el objetivo es «reconstruir esos espacios vividos» y «la forma de vida de la huerta desde el siglo XV hasta la actualidad». Incluyen además zonas donde se criaba tradicionalmente el gusano de seda, por lo que el Bioparc tiene intención de «incluirla en la Ruta de la Seda».

En el caso de la Casa de Figuerols, Algarra ha explicado que a pesar de no tener «protección directa» bajo ninguna normativa, ha sido «todo un hallazgo» el comprobar que conserva en su planta baja el adobe «perfectamente colocado», lo que le aporta un «valor clave» pues es de las «únicas» construcciones con este material que se conservan.

Este conjunto de alquerías serán «totalmente independientes» del parque y van a tener «vida propia». La del Rey albergará la sede de la Fundación Bioparc, que tendrá entrada independiente por la calle Pío de Baroja, exposiciones itinerantes, aulas para talleres y un espacio dedicado a la cría y producción de seda. La Casa Figuerols funcionará como un museo que «recree la forma de vivir» en la huerta valenciana.