Tendencias

Que no te den pota: cómo reconocer un verdadero bocata de calamares

La pota es un producto similar al calamar aunque tiene mayor tamaño, dureza y es más barato.

Bocata de calamares.

Bocata de calamares. EFE

Queda poco para la llegada de San Isidro Labrador, el patrón de la capital española. Madrid se llenará de espectáculos, música y tradiciones, como el bocata de calamares, uno de los más populares de su gastronomía.

Este conjunto de moluscos rebozados estrujados en pan es objeto de recetas tradicionales y modernas. Sin embargo, en ocasiones los calamares pueden confundirse con la pota, una especie parecida pero más grande, dura y barata.

Para la receta básica se necesita pan, medio vaso de leche, unas dos cucharadas de harina para rebozar, sal, unos 10 aros de calamar, una o dos cucharadas de mayonesa, uno huevo batido y aceite de oliva virgen extra. Además del tradicional, el bocata puede elaborarse según el tipo de calamares empleados -finos o gruesos-, el tipo de pan, la utilización de mayonesa o alioli, etc.

Aunque el uso de los calamares en el bocata parece imprescindible, lo cierto es que en ocasiones el uso de la pota puede pasar desapercibido. Debido a su dureza, las anillas de pota se someten a un procesado de agua y fosfatos para blanquearlas y hacerlas más tiernas, tal y como explica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

En el año 2017, Pescanova cambió el etiquetado de uno de sus productos congelados para señalar que las anillas que vendían eran de pota y no confundir a los consumidores.

 

Comentar ()