Hace años, en plena burbuja inmobiliaria, se construyó un gran rascacielos de 192 metros de altura que se alzó en la silueta de Benidorm. Las obras de ‘Intempo’, conformado por dos torres unidas por un diamante dorado gigante, aun no habían finalizado en 2018. Ahora, sus nuevos dueños, quieren transformar el rascacielos más famoso de la ciudad en pisos de lujo.

A finales de 2017, el fondo SVP Global compró a Sareb la deuda asociada al inmueble y tienen el objetivo de resucitarlo y convertir sus viviendas en pisos de lujo pero manteniendo su esencia visual, según cuenta El Confidencial.

Los nuevos propietarios quieren modificar también el diamante dorado que une las torres para que pueda albergar las unidades con mejores vistas del inmueble. A pesar de que se conservará la fachada, el interior del edificio si que está siendo reformado con la eliminación, por ejemplo, de los tabiques que restan visibilidad, los cristales oscuros o las puertas de las habitaciones.

En cuanto a su organización interior, las unidades de un dormitorio se ubicarán en la planta primera y serán de  unos 70 y 80 metros cuadrados. Las de dos dormitorios se encontrarán entre la segunda (de 74 a 95 metros cuadrados) mientras que las de tres y cuatro estará situadas entre las plantas 38 y 46 (de 120 a 230 metros cuadrados). Los precios aun no están matizados pero podrían oscilar desde los 200.000 hasta el millón de euros.