La BBC estrenó el pasado mes de mayo la serie Years and Years, una proyección distópica del futuro de una Europa abandonada a los populismos, al caos y al crecimiento de movimientos extremos. Una suerte de Black Mirror político vivido a través de los Lyons, una familia de Manchester a la que los acontecimientos que sacuden el continente pillan de lleno.

La serie, producida por la pública británica y escrita por Russell T.Davies -Queer as Folk, Doctor Who-, se emite en España a través de HBO. Y estrena este martes su quinto capítulo, en el que nuestro país tiene por primera vez una destacada importancia, en mitad de un terremoto social que amenaza con arrasar Europa.

Atenas está sumida en violentos disturbios mientras el país comienza su particular Grexit. En Italia se ha declarado la Ley Marcial. Al monumental parlamento húngaro en Budapest le han prendido fuego. Es el año 2027 y España no permanece ajena a la tormenta.

Según se ve en el trailer del capítulo, en España ha llegado al poder un partido de extrema izquierda, Nueva Esperanza, que sin embargo propone expulsar del país a cualquiera que no posea la nacionalidad. «España lo está llamando la revolución de enero», dicen los presentadores del simulado informativo, mientras en la pantalla se ven escenas reales de disturbios y enfrentamientos en Barcelona durante el pasado 10 de noviembre, cuando grupos de independentistas trataron de boicotear la manifestación del sindicato policial Jusapol en la ciudad condal.

«La situación en España significa que un gobierno de izquierdas será reemplazado por uno de extrema izquierda», abunda la presentadora, acompañada en la imagen de un rótulo que abunda en los detalles del futuro distópico que espera a España según los guionistas de la serie: «Cataluña declara la independencia. La Familia Real huye a Mónaco. La peseta, reintroducida».

 

Este extracto del tráiler ha llamado la atención del universo independentista, y de hecho fue la sección inglesa de la ANC quien se encargó de trasladar la noticia este fin de semana, subrayando que la nueva serie de la BBC «presenta un futuro distópico donde Cataluña ha proclamado la independencia, Estados Unidos exige a España que pida perdón y la familia real española huya a Mónaco».

Ha sido precisamente el carácter «distópico» de la serie lo que no ha gustado a los seguidores de la Assèmblea, conscientes de la definición académica del término: «Representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana».