A los ojos de la gente, la vida de las estrellas del deporte es todo felicidad, lujos, sonrisas y vacaciones paradisiacas. Pero ese crack del fútbol, esa tenista que gana de forma abrumadora y ese ídolo de masas del baloncesto también tienen sus fantasmas internos. Muchas veces se ve como un símbolo de debilidad cuando alguien se sincera y habla en público de los problemas personales. De las causas que llevan a los mejores a caer y a abandonar.

«En esta fase de mi carrera era imposible mantener la motivación», ha explicado hoy Jorge Lorenzo en Valencia, donde el domingo correrá su último Gran Premio de MotoGP. Entre lágrimas, el cinco veces campeón del mundo de motociclismo ha anunciado su retirada: se ha abierto de par en par y ha hecho lo que pocas veces hace un deportista, sincerarse públicamente.

Cuando me levanté después del golpe, me dije: Jorge, ¿merece la pena seguir sufriendo?

El piloto mallorquín cumplirá 33 años en mayo y tenía contrato con Honda para una temporada más. Tiene edad para competir varios años más al máximo nivel, para seguir ampliando su palmarés. Pero ha dicho basta tras una de las temporadas más difíciles de su trayectoria. Aunque lleva la misma moto que Marc Márquez, el campeón, Lorenzo no ha conseguido acabar ninguna de las 14 carreras disputadas hasta ahora entre los diez primeros.

«Luché pensando que era cuestión de tiempo que todo cuajase, pero cuando empecé a ver un poco de luz, tuve esa caída en tan fea en Montmeló y otra en Assen más tarde. Cuando me levanté después del golpe, me dije: Jorge, ¿merece la pena seguir sufriendo?«

«Reflexioné y pensé que quería intentarlo otra vez, pero lo cierto es que se me hizo muy cuesta arriba, no encontré paciencia y motivación para seguir escalando la montaña. Me encanta ganar, lo sabéis, y me di cuenta de que esto no era posible al menos a corto plazo con Honda, así que… En esta fase de mi carrera era imposible mantener la motivación (…) Lo siento por Honda, les he defraudado. Pero pienso que es la mejor decisión para mí y para el equipo. Honda y Lorenzo no pueden luchar solo por entrar en los puntos o estar entre los cinco primeros… Somos ganadores ambos y necesitamos luchar para ganar».

El ejemplo de Nadal e Iniesta ante las dudas y la ansiedad

Jorge Lorenzo no es el primero ni será el último deportista que pierde la motivación. Otra cosa es que se admita en público. Para las estrellas, la depresión es un tema tabú. Muy pocos hablan en los micrófonos de sus peleas internas. Rafael Nadal y Andrés Iniesta, dos de los mejores deportistas que ha dado España, ejemplos dentro y fuera de las canchas, sí sufrieron y sí lo admitieron.

«Por primera vez en mi carrera he entrado en la pista con sensaciones de miedo al fracaso, no de perder, sino de no poder jugar», admitía Nadal a finales de un 2015 en el que fue superado por la ansiedad. Nadal, competidor como pocos, no se sentía preparado para competir. «Me costaba respirar cuando entraba en la pista y sentía un agobio interior que no me permitía controlar la pelota».

El caso de Iniesta fue algo más grave. El futbolista del Barcelona entró en depresión en el verano de 2009, justo después de ganar el triplete con el Barcelona de Josep Guardiola. «Estuve en tratamiento psicológico», contó años más tarde en La Sexta. «Te empiezas a encontrar mal, algo raro, y ahí empiezas un proceso en el que te encuentras mal y no sabes por qué. Entras en un bucle en el que te encuentras muy vacío». Al año siguiente de empezar el tratamiento, Iniesta estaba marcando el gol más importante de la historia del fútbol español.

Lorenzo, uno de los mejores pilotos de todos los tiempos

Lorenzo, en 2002 antes de su debut. ArchivoEFE

El mallorquín se retira tras una larga y prolífica trayectoria. Lleva 18 años compitiendo en el Mundial de motociclismo, desde que debutara el 4 de mayo de 2002. Aquel día cumplió 15 años y se convirtió en el piloto más joven en participar en un Mundial.

Después llegaron cinco títulos, dos en 250cc (2006 y 2007) y tres en MotoGP (2010, 2012 y 2015). Sólo hay diez pilotos con más títulos en toda la historia de las dos ruedas. Y a eso hay que añadir 68 victorias, 152 podios y 69 poles.

«Es uno de los pilotos más importantes de la era moderna del motociclismo», ha expresado Valentino Rossi, que atesora siete títulos de MotoGP. «Perdemos una parte muy importante de nuestro deporte. Es un gran campeón y me ha impresionado muchas veces por su velocidad y su concentración». Palabra de Il Dottore.