Josep Guardiola, en una rueda de prensa con el Manchester City

Josep Guardiola, en una rueda de prensa con el Manchester City Martin Rickett/PA Wire/dpa

logo
El regreso de Pep: Guardiola no sería Guardiola sin el Bernabéu

Tendencias Champions League

El regreso de Pep: Guardiola no sería Guardiola sin el Bernabéu

El Manchester City de Guardiola visita al Real Madrid en los octavos de final de la Champions

Coronado con aquel inolvidable 2-6 de 2009, desquiciado con ese «Mourinho es el puto amo», siempre temido y siempre obsesionado, Josep Guardiola regresará mañana al Santiago Bernabéu en la ida de los octavos de final de la Champions League. No es un estadio cualquiera para el técnico catalán: es el templo de su mayor adversario, un lugar en el que el deporte, la política y las viejas heridas se entremezclan en un clima de tensión cada vez que regresa.

Sin embargo, el Guardiola entrenador casi siempre se ha salido con la suya. Ocho veces ha visitado el templo blanco y el balance es demoledor en su favor: cinco victorias, dos empates, una derrota, 18 goles a favor y ocho en contra. Y por encima de eso, una sensación de superioridad a veces insultante.

«¿Quienes son los mejores equipos de la última década? Juventus, Bayern y Barcelona»

Josep Guardiola

Muchos aficionados merengues contendrán el aliento mañana ante la visita del Manchester City: Guardiola representa una de las peores pesadillas del Real Madrid en la época moderna. Sólo hay un nombre por encima del suyo en esa lista, el de Lionel Messi. Y fue precisamente Guardiola el técnico que moldeó y desató al mejor Messi, el entrenador que le dio la libertad y los engranajes necesarios dentro del campo para que el argentino explotara todo su potencial. El 2-6 del 2 de mayo de 2009, una bofetada tras otra de los azulgranas, fue el día en el que Messi empezó a ser Messi.

Aquella fue la primera visita del Guardiola entrenador al Santiago Bernabéu. Al año siguiente venció 2-0 y en la temporada 2010-2011 empató 1-1 en Liga y superó 2-0 al equipo blanco en las semifinales de la Liga de Campeones. Entonces, el Real Madrid estaba entrenado por José Mourinho y la rivalidad entre los dos equipos más grandes de España alcanzó un ruido y una tensión insospechados. En gran medida porque Mourinho y Guardiola no paraban de lanzar gasolina al incendio. «En esta sala él es el puto jefe, el puto amo, el que más sabe del mundo. No quiero competir con él ni un segundo», dijo el catalán en una rueda de prensa en el Bernabéu tras las provocaciones del portugués.

El de Santpedor todavía silenciaría tres veces más el Bernabéu como técnico del Barcelona: antes de dejar el banquillo azulgrana en 2012, sumó otras dos victorias (1-3 y 1-2) y un 2-2 más en la Supercopa de España.

El Real Madrid devolvió el golpe en Múnich

Tras la salida de Guardiola del Barcelona, el Real Madrid recuperó parte del ánimo perdido. Seguía Messi en el Barcelona, sí, pero ya no estaba «Pep». El catalán se tomó un año sabático antes de aterrizar en Múnich, donde se puso como gran objetivo ganar la Champions: nunca lo consiguió y, además, en su primera temporada en Baviera sufrió la derrota más dolorosa de su carrera ante el Real Madrid.

Comandados entonces por Carlo Ancelotti, los blancos vencieron 1-0 en la ida de las semifinales en el Bernabéu antes de endosar un 4-0 al Bayern en Alemania. Aquel año acabaría con el Real Madrid levantando la Champions en Lisboa y dando comienzo a su segunda época dorada a nivel continental. Sin embargo, cuatro Champions en cinco años y tres títulos europeos seguidos, algo nunca visto desde los 70, no son suficiente para ser uno de los mejores equipos de la década. Al menos, a ojos de Guardiola.

«¿Quienes son los mejores equipos de la última década? Juventus, Bayern y Barcelona», señaló en enero de 2019. «Estos han sido los mejores. ¿Por qué? Porque cada temporada ganan su Liga, cada temporada ganan la Copa, cada temporada están ahí…» Ni una mínima mención a su eterno rival.

¿El mejor entrenador del mundo?

Para muchos, Guardiola es el mejor entrenador de fútbol del mundo. Ha ganado ocho de las diez ligas que ha disputado entre España, Alemania e Inglaterra, a lo que hay que unir dos Champions y varias copas más. Además, el estilo que imprime allá donde va es indiscutible. Sin embargo, muchos le reclaman una Copa de Europa fuera de Barcelona, sin Messi, Xavi e Iniesta en el césped. Es su gran cuenta pendiente y ahora le espera el Real Madrid, el mejor equipo de la década en la Champions .

«Un duelo entre el mejor entrenador del mundo, Pep, y el Real Madrid siempre es interesante», lo definió en diciembre el director deportivo del City, Txiki Begiristain. «No solo va a ser Pep, sino que va a ser un equipo que está bien formado y preparado. El Real Madrid, con un inicio un poco dudoso, al final siempre se va animando cuando llegan esos meses y va a ser realmente interesante».

Interesante será también ver el recibimiento que le haga la hinchada del Bernabéu a Guardiola. Él, Diego Simeone y Luis Enrique son los entrenadores que más insultos y silbidos han recibido en la Castellana en los últimos años. Más allá de lo estrictamente futbolístico, Guardiola no es una persona que despierte simpatías en la capital. Su cercanía al independentismo catalán, del que hace las veces de embajador internacional, dibuja una distancia sideral entre los aficionados blancos y Guardiola.

Comentar ()