«Trapito, descansa, has sido siempre un gato muy bueno, te quiero». Con estas emotivas palabras decía adiós Pipi Estrada a su difunta mascota en un vídeo subido a Instagram que ha borrado posteriormente. Sin embargo, las redes no han tardado en hacerse eco de la noticia y en recoger el testimonio del periodista, que han considerado como confuso a la par que particular.

Con una sudadera del Real Madrid y la voz entrecortada, Estrada dedica 54 segundos a su gato «Trapito», que se cayó de la terraza de su domicilio y no pudo sobreponerse al impacto. Acariciando y besando el cadáver del felino en la mesa del veterinario en una imagen hitchcockiana, Pipi Estrada «no sabe qué ha pasado, le cogí, pero ya no pudo superar el momento».

El desconcierto total llega cuando, al finalizar su discurso, Estrada pregunta al veterinario que grababa la escena si el gato estaba vivo, mientras que éste le responde que no ha cortado el vídeo todavía. El periodista ya tuvo una situación similar con otra de sus mascotas, su Yorkshire Terrier «Pichón», que fue atropellado en 2013.