El libro Manuel Chaves Nogales. Obra completa (1915-1944) recopila 68 textos inéditos del periodista y escritor sevillano, que sufrió dos exilios y tuvo éxito en vida, aunque su obra fue olvidada y proscrita por intereses políticos hasta su recuperación «fulgurante» en la democracia.

La obra, de 3.664 páginas y editada por Libros del Asteroide y la Diputación de Sevilla, ha sido presentada este jueves en la capital andaluza en un acto en el que se han subrayado las calidades literarias de Chaves Nogales (Sevilla 1897-Londres 1944) así como la «vigencia» de sus convicciones políticas en favor de la democracia y contra cualquier totalitarismo.

En la reivindicación de Chaves Nogales han coincidido los dos prologuistas del libro, Antonio Muñoz Molina y Andrés Trapiello, los editores Ignacio Garmendia y Luis Solano, su nieto Antony Jones Chaves, el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, y el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro.

«Claridad y limpieza moral»

Garmendia, del que Solano ha destacado que ha hecho un «trabajo de chinos», ha subrayado la «vigencia del ideario de Chaves en esta España actual, de nuevo envenenada y dividida en facciones y banderías», y ha añadido que «echamos en falta» su «claridad y limpieza moral», informa Efe.

La obra, que llegará a las librerías el 23 de noviembre pero ya está disponible en internet, reúne por primera vez todos los textos literarios, periodísticos y libros firmados por Chaves de los que se tiene noticia hasta la fecha.

Los editores han vaticinado que se encontrarán más escritos aún inéditos, sobre todo los de su última etapa de colaboraciones con medios de comunicación latinoamericanos, y Garmendia ha destacado que «la joya» de los 68 localizados son los que escribe entre 1939 y 1940 en Francia para La Marina de Cuba antes de la Segunda Guerra Mundial.

Algunas de esas crónicas se titulan París sólo mantiene la actividad cultural, Primeros espías fusilados, Preparados para recibir la acometida de los alemanes, Francia recupera su tradicional alegría, La clase obrera parece haber comprendido o La falsa creencia de que no hay guerra se basa en que es diferente.

Francia se ve parcialmente privada del aperitivo, Se pide al pueblo francés que gaste todo lo posible, París celebrará las Navidades con el júbilo y el bullicio de siempre y El Parlamento votará la expulsión de los diputados comunistas son otros de los inéditos recopilados, que cuentan «lo mismo» que el libro La agonía de Francia pero en presente, subraya Garmendia.

Entrevista a Goebbels

Muñoz Molina, que ha recordado la primera recopilación de la obra que hizo en 1993 Maribel Cintas, ha destacado que el periodista era un firme defensor de la democracia cuando era «rarísimo» y una «antigualla» hacerlo, en torno a 1930, una época marcada por «la ceguera y el fanatismo».

También ha resaltado la «obra maestra» que supuso la entrevista que le hizo a Joseph Goebbels así como su «amplitud de la visión europea» tras ver «lo que nadie quería ver»: los totalitarismos de la Unión Soviética, la Alemania nazi y el fascismo italiano.

«Esa opción democrática y europea» que defendió Chaves Nogales fue la causa, según Muñoz Molina, de que «su obra desapareciera durante tanto tipo y también, en parte, de que lo hayamos recuperado con tanto fervor» porque no tenía cabida entre la cultura española franquista ni antifranquista.

El nieto del periodista no ha descartado trasladar los restos de su abuelo a Sevilla desde Londres

Pionero en el uso de la tecnología punta de su época para elaborar sus crónicas, como el avión y el teléfono, Chaves Nogales se exilió de España a Francia a finales de 1936 y luego a Inglaterra antes de que los nazis lo buscaran en su casa de París tras la entrevista con Goebbels, al que definió como «un tipo ridículo, grotesco».

Trapiello, por su parte, ha enfatizado que cuando los españoles han podido leer a Chaves Nogales han podido comprobar que sus padres, «de un lado y otro», «mentían sistemáticamente» al contrastar lo que oyeron con los «hechos» que contaba de una manera «sencilla» en su libro de la Guerra Civil A sangre y fuego.

Ha agregado que no existe un caso de recuperación como el de Chaves Nogales, que ha sido «fulgurante, del cero al infinito» tras cincuenta años de olvido, y ha asegurado que ha venido «en el momento justo» para que los españoles lo recuperen política y literariamente.

El nieto del periodista no ha descartado trasladar los restos de su abuelo a Sevilla desde Londres, lo que ha dicho que reflexionará con su familia, entre ellas su madre, de cien años, la única hija viva de Chaves Nogales y residente en Marbella.