Las fiestas navideñas de Fuenlabrada este año tendrán una cabalgata, pero será de una forma muy original. Se realizará de forma «estática»  durante cuatro días en una gran carpa, con dos mercados navideños y recogida de cartas a domicilio. Por supuesto, todo ello bajo «cita previa» y si la pandemia y los contagios por coronavirus lo permiten.

«Creemos que tendrá una gran acogida», apuntaba el regidor, quien ha asegurado que es necesario celebrar estas fiestas para amortiguar los efectos de la pandemia y el confinamiento, sobre todo, entre los niños. El programa navideño contará con una carpa de mil metros cuadrados en el Recinto Ferial donde, del 2 al 5 de enero, «miles de vecinos» podrán acudir a ver las siete carrozas expuestas con animación.

Por su parte, el alcalde Javier Ayala ha indicado que el hilo vertebrador de todos los actos serán «las medidas de seguridad» y ha confirmado que si la evolución de la pandemia empeorara, el Ayuntamiento desprogramaría las actividades que fuesen necesarias. «Lo primero es la salud de todos los vecinos», ha sentenciado al respecto, tras asegurar que han intentado buscar «un equilibrio».