Tendencias

Mesobotox, sueroterapia o lipoláser: las tendencias que dan carpetazo a la tradición estética

La cirugía ya no es tabú y va más allá del botox. Estas diez tendencias, las más demandadas por ellos y ellas, lo demuestran.

De tabú a aspiracional. «Hacerse tratamientos estéticos hoy en día es como ir al dentista o sacarse el carné de conducir cuando tienes 18 años», explica a El Independiente la Dra. Josefina Royo de la Torre, del Instituto Médico Láser de Madrid. Las demandas cambian y también lo hacen los tratamientos, pues ahora uno se trata «para embellecerse y no necesariamente para rejuvenecerse».

La cirugía estética siempre ha sido comprendida como una herramienta para frenar el paso del tiempo, pero ahora es la población más joven la que «ha tenido una incorporación muy natural y normalizada a someterse a estas intervenciones en edades muy tempranas», admite la Dra. Royo.

«Con la pandemia ha habido un aumento de procedimientos porque a la gente le apetece sentirse bien», indica el Dr. Julián Bayón, especialista en medicina estética. Antes, «hacer un tratamiento y acudir al cirujano era un secreto», pero ahora «la gente está perdiendo los mitos y creencias acerca del botox» y ha comprendido que se pueden realizar operaciones light «sin que nadie lo aprecie», admite.

Sin embargo, ¿cuáles son las tendencias que han agrandado el abanico de oportunidades de la medicina estética? ¿Qué avances han permitido que el botox haya sido desbancado del Olimpo de la cirugía? Sin exclusiones, tanto ellos como ellas han abrazado sus beneficios.

Los procedimientos estéticos más demandados

La Dra. Josefina Royo de la Torre explica cómo funciona el lipoláser.
  1. Marcado abdominal con lipoláser y Renuvion. En relación a la población masculina más joven, la tendencia es el marcado de la tableta abdominal, «que se hace con lipoláser y Renuvion», cuenta la Dra. Royo. Es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se efectúa con anestesia local y que «está de moda», incluso para pacientes más «maduros». Las mujeres también la piden, «pero no tanto como ellos», apunta.
  2. Corrección de cintura y aumento de glúteos. Según la Dra. Royo, ha habido un incremento considerable de intervenciones quirúrgicas que buscan contornear una figura mucho más voluptuosa en la mujer, por eso «se insiste mucho en tener una cintura estrecha y muy marcada, y que luego haya mucho contraste con el tamaño de los glúteos».
  3. Mesobotox: «A las jóvenes empieza a no gustarles el efecto del botox», pues buscan evitar a toda costa tener «la cara congelada», señala la Dra. Royo. El objetivo que no se marquen «las arrugas dinámicas del entrecejo, de la pata de gallo y de la frente», pero sin perder la expresividad del rostro. «Están dispuestas a tener un punto más de naturalidad», admite la doctora. Este resultado se consigue con sesiones de mesobotox, «que evitan que la cara se quede planchada» y que combina la mesoterapia (la infiltración intradérmica o subcutánea de sustancias homeopáticas) con el botox.
  4. Sueroterapia. «Mucha gente joven está más comprometida con el cuidado personal, los tratamientos antioxidantes y el control sobre la calidad alimenticia», afirma la Dra. Royo. En esta corriente healthy, hay una demanda de tratamientos novedosos como la sueroterapia, que consiste en «la inyección intravenosa de cócteles que llevan vitaminas y otras sustancias como el glutatión o la arginina, que permiten un efecto inmediato», indican desde el IML. Sus usos comprenden desde la búsqueda «de un alto rendimiento competitivo», hasta una «mejoría de la calidad del pelo, piel y uñas», siendo además una herramienta eficaz para «frenar el envejecimiento».
  5. Ácido hialurónico y toxina botulínica. «Hoy en día, lo que más auge tiene es el relleno hialurónico y la toxina botulínica (botox)», admite el Dr. Bayón. Dentro de los rellenos, el más demandado es de los labios, pero «todo lo que acompaña al ácido hialurónico, ya sea para volumen, vitaminas o hidratación» copa el número uno de la lista. En ambos casos, después de 4 o 6 meses, el cuerpo absorbe por completo el producto y desaparece de la zona en la que se ha empleado. Asimismo, el hiaulorónico tiene antídoto para las arrepentidas del resultado final.
  6. Injerto capilar. «Hay mucha demanda de tratamientos capilares, sobre todo de injerto», apunta la Dra. Royo. Sin embargo, «los hombres han tomado mucha conciencia de que existen tratamientos que no son el injerto capilar que pueden frenar la caída del pelo», indica. Los jóvenes con entradas o con problemas de alopecia «buscan tratamientos más conservadores», pero suelen apuntarse a estos procedimientos «con demanda, interés y sin pensárselo mucho».
  7. Microblading. Dentro de las intervenciones no quirúrgicas, la elevación de cejas es uno de los procedimientos que cuenta con lista de espera entre las jóvenes. «Se lleva mucho tener unas cejas muy torneadas y el microblading ha creado una demanda estética sobre ellas muy importante», indica la Dra. Royo. «Forman parte del marco facial y tienen mucha incidencia en la sensación de armonía, belleza y simetría del rostro», apunta. El microblading se efectúa por medio de hilos tensores, una técnica que ayuda a corregir el excedente de piel y la pérdida de posición de las estructuras faciales, y que no requiere de cirugía para llevarse a cabo.
  8. Perfilado labial. Al igual que el relleno de labios con ácido hialurónico es la tendencia que más citas ocupa en las clínicas estéticas, también «hay mucha demanda del perfilado labial», admite la Dra. Royo, que puede venir acompañado de un aumento de volumen, si se desea.
  9. Piel ultrabrillante. Entre las pacientes que no buscan un tratamiento facial corrector, existen alternativas para que la piel deslumbre por medio de tratamientos no invasivos que mejoran su aspecto, su densidad y su nivel de hidratación. Tener una piel ultrabrillante es tendencia entre las jóvenes y consiste en un tratamiento «que hacemos con un láser que se llama Ydun Frax». Es un procedimiento «que no altera el aspecto de la paciente, pero que supone un chute de vitalidad en la piel y se traduce en un mayor brillo, sin células muertas», explica la Dra. Royo.
  10. Eliminación de tatuajes. Cuantos más hay, más se quitan. La generalización de los tatuajes ha provocado que haya una estadística mayor en las peticiones para eliminarlos. «La gente joven tiene una mentalidad distinta y no se resignan, si ya no les gusta el tatuaje se lo quitan», admite la Dra. Royo.
Comentar ()