Recién estrenada la república más joven del mundo, Barbados, se ha declarado oficialmente «heroína nacional» a la ciudadana más famosa de la nación, Rihanna. La cantante se suma así al plantel de diez conciudadanos designados héroes nacionales por la isla caribeña, que este martes, coincidiendo con el 55º aniversario de su dependencia, se ha desvinculado de la Corona Británica.

En la celebración, tras un saludo de 21 cañonazos, la jurista, abogada, gobernadora y hasta ahora representante de la reina Isabel II en Barbados, Sandra Mason, era proclamada como primera presidenta, elegida por Carlos de Inglaterra en representación de Isabel II, a quien se le pudo ver charlando durante unos minutos con la estrella musical.

Mia Mottley, elegida primera ministra expresaba frente a la multitud que la cantante ha infundido “imaginación al mundo a través de la búsqueda de la excelencia con su creatividad, su disciplina y, por encima de todo, su extraordinario compromiso con su tierra natal”. “De parte de una nación agradecida y de un pueblo todavía más orgulloso, te distinguimos con la designación de héroe nacional de Barbados, embajadora Robyn Rihanna Fenty”, añadía, invitando a la estrella a unirse con ella frente al estrado. «Que sigas brillando como un diamante y que traigas honor a tu nación con tus obras, con tus acciones y que hagas méritos allá donde vayas», finalizaba Mia.

No es la primera vez que la ahora República reconoce el papel de la cantante como embajadora de la isla. En 2017, la avenida Westbury New Road, calle donde nació la artista, cambió su nombre por el de Rihanna Drive, tiempo después de haberle otorgado el título de embajadora extraordinaria, encargándole la promoción del turismo y la educación.

Coincidiendo con el Día Mundial del VIH, no está de más recordar cuando en 2016 Rihanna y Enrique de Inglaterra, en el encuentro de la celebración del 50º aniversario de la independencia de Barbados, participaron en la realización de unas pruebas del VIH para concienciar sobre la importancia de la prevención de la enfermedad en esa zona.

Barbados se despide de Isabel II y se convierte en República

Era 1834 cuando el Imperio Británico , después de más de 200 años de convivencia en la isla caribeña, decidió abolir la esclavitud. “La Reina ha venido de Inglaterra para darnos la libertad” eran las palabras que cantaban alrededor de 70.000 barbadenses de origen africano tras la decisión. Pero Barbados ha sido un cambio constante en la escritura de su historia. En 1951 consiguieron progresar hacia un gobierno democrático, instaurándose el sufragio universal, y 10 años más tarde, en 1961, la isla alcanzaba la autonomía interna y 5 años más tarde, en la medianoche del 30 de noviembre, saludaba a la independencia, aunque permaneció como miembro de la Commonwealth (Comunidad de Naciones) y eligió la monarquía parlamentaria y constitucional como forma de Gobierno. Isabel II continuaba como jefa de Estado de la joya de la corona de los dominios británicos de ultramar. 

Ahora, después de 55 años de independencia, Barbados ha sido nombrada República, proclamándose como la república más joven del mundo.

Barbados, una de las islas caribeñas más británicas, se cimentó con las lágrimas y el sudor de la mano de obra de miles de esclavos africanos. Por ello, para el activista David Denny, secretario general del Movimiento Caribeño por la Paz y la Integración, la asistencia del príncipe de Gales ha sido insultante: «La familia real se benefició de la esclavitud en Barbados. La visita de Carlos de Inglaterra es un insulto y estoy muy irritado». «No es solamente dinero lo que reclamamos. Exigimos disculpas y ayudas concretas, porque la reparación es necesaria para transformar nuestra sociedad»

En la recién Cumbre del Cambio Climático (COP26) celebrada en Glasgow, Carlos de Inglaterra ya calificó el papel de su país en el tráfico de esclavos como una «atrocidad», aunque nunca admitió el beneficio directo de esta práctica en la familia real.

La aseguradora Lloyd’s o la cervecera Greene King, cuyos fundadores fueron propietarios de multitud de plantaciones en el Caribe, han ofrecido sus disculpas y por consiguiente, han aportado una ayuda financiera a organizaciones que promueven la diversidad y la inclusión.