Quienes viven y han vivido en la costa saben lo que es la presencia constante del océano o del mar. Una ruptura en el espacio por el que moverse y una ventana a la que asomarse para perder la vista, reposar los pensamientos y afinar ideas. Un espacio para la relación entre la mente y el paisaje que ha impulsado la aspiración de vivir junto a la gran masa de agua. La arquitectura es la encargada de dar forma a ese lugar, que es físico -puede ser una cala, un acantilado e incluso puede estar bajo el agua-, pero también mental. Es una forma de vida, una necesidad vital y hasta un reto. 

La editorial Phaidon retoma su serie editorial Inspired Living, dedicada a la arquitectura. Tras Vivir en el desierto y Vivir en el agua, presenta en Living by the ocean una selección de 50 viviendas de 47 arquitectos levantadas entre 2012 y 2020 por todo el mundo. El volumen aborda la relación de las casas con el océano de tres maneras diferentes que conforman las tres partes del libro: Construido en el océano, Construido para enfrentarse al océano y Construido para abrazar el océano.

  • Casa Muraka
    • Compartir

    The Muraka

    No hay otra residencia igual. Esta casa se adentra en el agua en el Conrad Maldives Rangali Island, un establecimiento de lujo ubicado en dos islas conectadas por un puente y ofrece amplias villas privadas en las islas Maldivas. Entre todas destaca The Muraka que es la lujosa que gestiona la cadena hotelera Hilton. La noche son aproximadamente 20.000 euros. Concebida por el estudio Yuji Yamazaki, tiene una parte sumergida bajo el agua, de manera que se duerme dentro de una cúpula de paredes de vidrio acrílico transparente de 18 centímetros de grosor.

  • Kesipaviljonki
    • Compartir

    Casa de verano

    El estudio finlandés Anttinen Oiva concibió esta casa de verano en el sur de Finlandia que se integra con su entorno costero. Llamada Kesipaviljonki (pabellón de verano) en finlandés, posee una estructura de vidrio que descansa sobre una piedra elevada que se extiende entre un bosque de pinos y el mar. Diseñado para una pareja, su techo en forma de hoja se ondula imitando las curvas de las formas rocosas circundantes y las olas del mar. La fachada es, en gran parte, acristalada lo que proporciona vistas de casi 360 grados de la tierra, el mar y el cielo.

    • Compartir

    Una casa en Malibú, California

    El arquitecto Michael Goorevich firma esta casa con vistas al Pacífico en Malibú y sobre la que creó anexos a la vivienda que se extienden por la pendiente de la colina en la que se ubica, consiguiendo meter a la vivienda en el océano a sus pies. Un diseño que se apoyó en el paisajista Stephen Billings y que está inspirado en las famosas Case Study Houses de la California de los años 50. Se remata con una terraza y continua con una piscina y una pérgola que, en conjunto, enmarcan y rebotan el sol para maximizar las vistas del Pacífico, el cielo y el horizonte.

  • St Andrews
    • Compartir

    En la playa de Saint Andrews, Australia

    Esta casa del estudio internacional Woods Bagot se construyó en tres fases que han llevado 20 años para su conclusión. La particularidad de esta casa es que por su ubicación, con vistas al estrecho de Bass que separa Australia de la Isla de Tasmania, está sujeta a fuertes vientos, un sol abrasador e intensas lluvias lo que requiere una constante adaptación y renovación. La madera que recubre los exteriores se adapta, por el desgaste de su exposición, a un entorno labrado por los elementos.

  • Casa Naila
    • Compartir

    Casa Naila

    Ubicada en un cabo rocoso junto a una playa salvaje en el estado mexicano de Oaxaca, la Casa Naila del estudio BAAQ combina alojamientos familiares flexibles con un diseño abstracto. Construida sobre una plataforma de hormigón elevada, la residencia consta de cuatro volúmenes de techo inclinado, que se agrupan alrededor de un patio en forma de cruz que contiene un jardín, una piscina y un comedor al aire libre. La casa está diseñada pensando en la vida en común y puede acoger hasta quince personas debido a su distribución tipo aldea, se las arregla para lograr un equilibrio agradable entre los espacios públicos y privados.