Tendencias

La revolución de Christian Dior bajo la pluma de Megan Hess

Christian Dior, la historia del diseñador que revolucionó la moda femenina, ilustrada por Megan Hess

Christian Dior, la historia del diseñador que revolucionó la moda femenina, ilustrada por Megan Hess CC

Christian Dior (Granville, 1905), el hombre de las manos de oro, creador del New Look y uno de los couturiers más relevantes del siglo XX. Fruto de una familia burguesa procedente de provincias francesas y nacido en Normandía, Christian no fue educado -ni si quiera se planteaba- para ser diseñador de moda algún día, mucho menos, alcanzar el reconocimiento que ha obtenido. Su historia y su inspiración queda reflejada gracias a la ilustradora Megan Hess en Christian Dior: La esencia del estilo, su nuevo libro, editado por Lunwerg.

«Mientras exista la alta moda en París, siempre habrá Christian Dior», dicen. El llamado ‘diseñador de sueños’, creador de la silueta prometedora de devolver la feminidad a la moda, estuvo influenciado por los elegantes vestidos de su madre y el dramatismo del teatro. Creció y moldeó ese estilo con las secuelas depresivas de la Segunda Guerra Mundial y con ello, renació para ser uno de los nombres más conocidos mundialmente.

En sus inicios, el diseñador francés, sumergido en el mundo creativo y bohemio con las ramas inspiradoras de Salvador Dalí, Jean Cocteau y Christian Bérard, fundó una galería de arte financiada por su familia con la intención de presentar trabajos de artistas como Picasso o Braques, pero la Gran Depresión llevó a la familia a la ruina, despertando nuevos intereses en el galerista.
Con la ayuda de Bérard, Christian Dior empezó a vender su trabajo como ilustrador de periódicos, con resultados positivos, consiguiendo un puesto en el estudio del diseñador Lucien Lelong. También hizo bocetos para Robert Piguet, el gran diseñador de la época. Pero sus sueños se vieron truncados por la llamada a su puerta del servicio militar para trabajar para el ejército. Regresó a París en 1942 y entonces empezó a trabajar en la alta costura.

Ilustración del libro de Megan Hess: 'Christian Dior: La esencia del estilo'
Ilustración del libro de Megan Hess: ‘Christian Dior: La esencia del estilo’. Página 44-45 Christian Dior. Lunwerg. De la ilustradora Megan Hess.

Marcel Boussac, empresario textil francés y dueño de una de las pocas fábricas que sobrevivió a la posguerra, le ofreció al artista la oportunidad de vivir una de sus líneas de ropa. Dior se negó haciéndole la contraoferta de iniciar una nueva maison -casa de moda- bajo su nombre. Boussac accedió y a los 41 años -por eso es conocido como creador tardío-, Christian Dior fundó su casa de moda, revolucionando las ideas y actuando como herramienta de cambio social. Un rol que sigue manteniendo en la actualidad bajo la dirección de María Grazia Chiuri y Kim Jones.

Dior destacó por sus elegantes diseños, dando posibilidades de una cuidada vestimenta no solo a las mujeres de la alta sociedad. Alcanzó el éxito al mismo tiempo que la democratización se empleaba en la moda, y su marca se expandía a nivel mundial. Abrió boutiques en Londres y más tarde en Nueva York y consiguió llevar la sofisticación parisina a América. Además, fue el primer couturier en llegar a Sudáfrica y el primero en poner una boutique en Suramérica con la apertura de su tienda en Caracas (Venezuela). En veinte años expandió su negocio a 15 países y dio empleo a más de 2000 personas.

Después de la Segunda Guerra Mundial Christian Dior cambió su percepción sobre el mundo de la moda y le quitó el factor elitista sin perder la clase. Así surgió el conocido New Look -sobrenombre dado por una periodista americana-, un estilo de costura femenino que propone una silueta de cintura estrecha, hombros torneados y falda amplia hasta la mitad de la pantorrilla -a 20 centímetros del suelo-, resaltando la figura reloj de arena en las mujeres y rompiendo con la austeridad de los diseños de la época. El New Look representa la elegancia clásica, el retorno a la imagen femenina.

Este estilo se componía de una Bar Jacket, una chaqueta que marcaba la cintura y ensanchaba las caderas de manera visual, contribuyendo a la feminización de la figura; y de las denominadas faldas zig zag con una tela revolucionaria para la moda por tener pliegues en sentido contrario creando una ilusión óptica. En 1951 el diseñador introdujo chaquetas tipo box, un chaleco que cruzaba y acentuaba la cintura y una falda recta.

Su distinguida clientela llevó a la marca ser una de las casas de moda más fuertes del siglo XX. Estrellas como Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor y Rita Hayworth fueron algunas de las mujeres que ayudaron a impulsar el nombre de Dior. Pero al diseñador francés solo le conquistó una única mujer, Evita Perón. «La única reina que vestí fue Eva Perón», confesó Christian Dior en una entrevista en 1953. El normando llegó a tener tal afinidad con el glamour de la ex primera dama argentina que poseía un maniquí con las medidas de Eva en su taller.

La ex-primera dama argentina, Eva Perón, con un vestido de Christian Dior
La ex-primera dama argentina, Eva Perón, con un vestido de Christian Dior elextremosur.com

Christian Dior diversificó el negocio hacia otros productos de lujo y en 1947 lanzó una línea de perfumes y joyas. Entre las primeras fragancias se encuentran nombres como Diorama (1948), Eau Fraiche (1955) y Diorissimo (1956. Este último conocido por ser el perfume favorito de la princesa Diana. 10 años más tarde, en 1966, la marca lanzó su primera fragancia para hombres, Eau Savage. La línea de perfumes empezó a expandirse y lanzaron diferentes series de perfumes escogiendo a personalidades reconocidas como embajadores. Para J’adore fue Charlize Theron, para Eau Sauvage se creó una nueva línea denominada únicamente con el segundo, Sauvage, a la que representó Johnny Depp; y Miss Dior, -apodada así en honor a la hermana del diseñador- con Nathalie Portman como cara visible más reciente ha sido, desde su lanzamiento, la fragancia con más reinvenciones de la marca.

El innovador diseñador francés murió de un ataque al corazón mientras estaba de vacaciones en Montecatini Terme la tarde del 24 de octubre de 1957, a los 52 años, mientras jugaba a las cartas. Después la maison Dior ha continuado su actividad con otros diseñadores de gran renombre, entre los que destacan Yves Sain Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galiano, Raf Simmons o la actual directora creativa Maria Grazia Chiuri -antigua directora de la marca Valentino-.

Ilustraciones de Megan Hess

Con un toque similar al de Jordi Labanda, aunque más sofisticado, Megan Hess, la ilustradora de moda, ha conseguido contar la biografía del legendario diseñador a través de sus dibujos. El libro está cubierto con magníficas ilustraciones que viajan a través de tres capítulos distintos: los altibajos de sus primeros años de vida, con el telón de fondo del París bohemio y en tiempos de guerra; la casa de alta costura que convirtió en un imperio en solo diez años; y el increíble legado que dejó para una de las marcas más influyentes de la moda.

Te puede interesar

Comentar ()