El Cristo de la Luz, esculpido en 1630 por el imaginero Gregorio Fernández, se ha quedado este Jueves Santo sin procesionar en Valladolid por la inestabilidad meteorológica y la lluvia de la jornada, por lo que se ha procedido al rezo del via crucis en el interior del Palacio de Santa Cruz, donde tiene su sede.
La Hermandad de El Cristo de la Luz, fundada en 1941 y formada por profesores y estudiantes de la Universidad de Valladolid, tiene el Jueves Santo su principal procesión, que desde 1992, cuando se revitalizó la hermandad tras años de decadencia suele recorrer el centro de la ciudad.

Los momentos más emotivos son la salida y la entrada del Cristo de la Luz de la Capilla Universitaria, ya que los cofrades encargados de portar la talla tienen que ponerse casi de rodillas y sacar la imagen a ras de suelo, porque la altura del paso sobrepasa la de la puerta del Palacio de Santa Cruz. Además, cuando la talla pasa por el edificio histórico de la Universidad se escucha el "Laudeamus Igitur", que recuerda la relación de la Hermandad con la Universidad de Valladolid.

Procesión del Santísimo Cristo de la Luz ante la fachada del Palacio de Santa Cruz de Valladolid, en 2022.
Procesión del Santísimo Cristo de la Luz ante la fachada del Palacio de Santa Cruz de Valladolid, en 2022. Europa Press

De Zamora a Ferrol

La del Cristo de la Luz es solo una de las muchas procesiones que en estos días ha tenido que suspenderse por las inclemencias climatológicas. Ya el Domingo de Ramos, varios actos litúrgicos se vieron alterados por la lluvia. Anoche, en Zamora, la lluvia obligó a suspender la procesión de la Real Hermandad del Santísimo Cristo de las Injurias, con el tradicional juramento de silencio en la plaza de la Catedral. La talla del siglo XVI, a la que se da culto habitualmente en la capilla de San Bernardo de la Catedral de Zamora, permaneció en el interior del templo mayor zamorano. Al acto iba a asistir el nuncio del Vaticano en España, Bernardito Auza, presente en Zamora estos días para presenciar su Semana Santa.

Se trata de la segunda procesión que se suspende hasta ahora de la Semana Santa de Zamora, donde tampoco salió la procesión del Vía Crucis el martes por la tarde. Sin embargo, sí pudo celebrarse pasada la medianoche el desfile de las capas pardas del Cristo del Amparo.

Más al norte, la lluvia también ha afectado a los oficios. Fue el caso de las cuatro procesiones del Miércoles Santo en Ferrol, suspendidas a causa de las intensas precipitaciones y las fuertes ráfagas de viento. La Junta General de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa ferrolana comunicó inicialmente la suspensión de las citas vespertinas de Nuestra Señora de los Cautivos y del Santísimo Cristo Redentor, de la cofradía de la Merced, y del Cristo de los Navegantes, de la cofradía de la Soledad. Posteriormente, la cofradía de las Angustias anunció la suspensión de la procesión del Cristo del Perdón y María Santísima de los Desamparados. La Semana Santa de la ciudad gallega está considerada de Interés Turístico Internacional.