En 2016 Cristina Iglesias recibió el Tambor de Oro de San Sebastián por su carrera como escultora. El alcalde de la ciudad, Eneko Goia, expresó en ese momento su deseo de que la ciudad contara con una obra de la donostiarra. Ahí nació el compromiso de la escultora de realizar una intervención en la ciudad.

El lugar elegido no podía ser más emblemático, la isla de Santa Clara en el corazón de la bahía de La Concha en San Sebastián (Guipúzcoa). Allí, dentro de la conocida como Casa del Faro de Donosti la artista ha decidido realizar una intervención que ha denominado Hondalea.

Entre otras distinciones Cristina Iglesias es Premio Nacional de Artes Plásticas 1999, Medalla de Oro Mérito Bellas Artes en 2015, el Grosser Kuntpreis Berlín en 2012 y es premio de arquitectura de la Royal Academy of Arts de Londres.