Le Bras Frères, la empresa encargada de montar los andamios en Notre-Dame, incumplió la prohibición de fumar durante las obras de rehabilitación y ha admitido que algunos obreros fumaban mientras trabajaban en la catedral.

«Efectivamente, algunos empleados violaban esta prohibición de vez en cuando y lo lamentamos», dijo el portavoz de la empresa, Marc Eskenazi, en declaraciones recogidas por la agenda AFP. «Se lo han dicho a la policía», aseguró.

La policía ya había encontrado siete colillas de cigarrillos alrededor de los andamios aunque, según añade Eskenazi, se han excluido que fuera una mal apagada la que haya causado el incendio.