Kings of Leon era el plato fuerte del sábado noche, un cabeza de cartel indiscutible que ya ha pisado el escenario de Benicàssim en más de una ocasión. Aún así, siendo los ‘favoritos’ del cartel, no fueron lo mejor del día.

Con una escenografía un tanto escueta y sin grandes pretensiones, pasaron por el festival y tocaron, muy lejos dejar marcada su actuación en el calendario del festival. Eso sí, el público comenzó a saltar cuando comenzaron a sonar los primeros acordes de Sex on fire, su gran hit y con el terminaron por cerrar su concierto en este 25 aniversario del FIB.

King of Leon en el FIB 2019

King of Leon en el FIB 2019

Si hay algo que caracteriza a esta edición del FIB en su 25 aniversario es la falta de colas y atascos en todas sus entradas y salidas. 30.000 personas menos se notan, y mucho. Este año se esperaban 30.000 asistentes menos que el pasado 2018, están previsto cerrar los datos con 130.000 ‘festivaleros’.

El FIB necesita un cambio, eso está claro, pero anoche, muy lejos del escenario principal se pudieron ver algunas pinceladas de lo que puede venir en las próximas ediciones. Dejando de lado el escenario Las Palmas-Radio 3, reservado para los artistas con el nombre más grande en el cartel, existen dos escenarios más por los que vale la pena dejarse caer en algún momento del festival. Hay que saber elegir bien.

Anoche estuvo en el escenario Carrefour Jess Glynne. La cantante y compositora británica vino acompañada de su banda. Fue la nota de color de la noche, el aire fresco que necesita el festival si quiere continuar estos próximos 25 años. El concierto estaba abarrotado de ingleses, deseosos de escuchar en directo a la reina de los singles  número uno en Inglaterra. Jess Glynne, acompañada por su coro, se dejó la voz en una actuación brillante, en la que no faltaron Rather Be y These Days, canciones cantadas al unísono con todo el público.

Jess Glynne y su banda en el FIB 2019

Jess Glynne y su banda en el FIB 2019

El guiño al público español

Carolina Durante siempre presente. Presente está en los festivales más reconocidos del panorama musical español. Esta es la segunda vez que actúan en el FIB, y la octava que acuden. Lo comentaba durante el concierto Diego, su cantante. Comenzaron haciendo saltar al público con Las canciones de Juanita, no se olvidaron por el camino de Perdóname, el éxito compartido con Amaia. Y para cerrar el cantante pidió al público: «¿Quiere quiere decir 1, 2, 3, 4?» Y la voz de una mujer fue la encargada de dar paso a Cayetano para el deleite de los fibers de nuestro país que demostraron que grupos como este es lo que le hace falta al festival.