El ex presidente de Bankinter, Jaime Botín, hermano del también banquero fallecido Emilio Botín, trasladó en 2014 una obra de Picasso perteneciente al Patrimonio Histórico Español y valorado por la casa de subastas Christie’s en 26,2 millones de euros a su yate de lujo de pabellón británico Adix cuando supo que el Ministerio de Cultura le impediría exportarlo para venderlo en una subasta en Londres.

Así se desprende de su declaración este lunes en el Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid, donde ha comparecido como acusado de un delito de contrabando de bienes culturales por el que se enfrenta a una pena de cuatro años de prisión y una multa de 100 millones de euros. La Fiscalía le acusa de ocultar la obra en su yate y tratar de trasladarla desde Calvi (Córcega, Francia) a Ginebra (Suiza) en un vuelo para evitar que volviera a manos del Estado y venderla en subasta.

A pesar de que Botín, por medio de su defensa dirigida por el ex juez Javier Gómez Bermúdez y el experto en Patrimonio Cultural Rafael Mateu, ambos de Ramón y Cajal Abogados, sostiene que la obra Cabeza de Mujer Joven de la época Gósol de Picasso siempre estuvo en el extranjero o en su barco inglés desde que la adquirió en 1977 a la galería inglesa Marlborough a través de la española Creta, su propia declaración ha contradicho tal extremo.

Para decorar la boda de su hija

Botín ha sostenido que en varias ocasiones, por motivos puntuales como la boda de su hija, en 2003, el cuadro estuvo en su finca de Almuradiel (Ciudad Real). Precisamente en diciembre de 2014, cuando estaba en trámites con la casa Christie’s para vender la obra en una subasta de Londres en febrero de 2015, el cuadro estaba en su finca de Ciudad Real, según ha afirmado Botín.

El consejero delegado de Christie’s España, Juan Vélez, telefoneó a Botín y le avisó de que el Ministerio de Cultura, al que tenía que solicitar permiso para exportar la obra, lo iba a denegar. Aquél día, el 13 de diciembre de 2014, el banquero pidió a Vélez verse en Madrid dos días después, según ha declarado él mismo, para que fotografiara el cuadro de cara a la venta.

Según Botín, quedó para verse con el representante de Christie’s el día 15 porque «el cuadro estaba en mi finca», en Ciudad Real, ha declarado Botín a preguntas del fiscal César Estirado. Sin embargo, unos minutos más tarde, se ha contradicho y ha afirmado que el cuadro fue trasladado de la finca de Ciudad Real a su yate Adix una vez le avisaron de que el Ministerio de Cultura no daría permiso para su exportación. «Como me dijo (Vélez) que han parado la entrega, dije: ¿Quieres que sigamos teniendo la reunión del viernes? Me pareció bien que la tuviéramos porque ya que teníamos fijada la entrevista, y lo mejor era llevar el cuadro a la reunión y mantenerla. El cuadro ya no estaba en la finca. Estaba en el barco, en Valencia, en el Adix. Mandé buscar el cuadro a Valencia y mantener la reunión en la fecha en que la habíamos concertado. Allí vieron el cuadro, lo examinaron por delante y por detrás, con una lámpara especial y le hicieron unas fotos. No profesionales, ellos mismos», ha afirmado.

Embalado y escondido de vacaciones

Botín ha sostenido durante su declaración en el juicio que la valorada obra precubista de Picasso estaba en su yate en julio de 2015, cuando la Guardia Civil hizo una inspección en la embarcación. Se encontraba, según él, bien embalado junto con otros cuadros y «no tenía nada que ver con futuros desplazamientos» sino que lo había guardado en el camarote del capitán para «usarlo y pasar mis vacaciones con mi familia», ha respondido a la pregunta de la Fiscalía sobre si lo tenía allí para trasladarlo a Ginebra (Suiza) como intentó.

A Suiza por seguridad

El ex presidente de Bankinter ha defendido que fletó un avión desde Córcega, donde se encontraba la obra en el yate, hasta Ginebra para trasladarlo por razones de seguridad.

«Por aquél entonces se había publicado en la prensa rumores sobre que el barco tenía dentro un cuadro de gran valor. La noticia en los periódicos, si es conocida por alguna organización delictiva dedicada al robo de obras de arte, es muy interesante. El barco tenía un sistema de localización que está al alcance de cualquiera», ha sostenido Botín.

También a preguntas de la Abogacía del Estado, que ejerce la acusación particular, el hermano del fallecido ex presidente del Banco Santander ha afirmado que decidió que el cuadro fuera a Suiza porque «el freeport de Ginebra es respetado por su importancia y tiene muchas obras de arte de todo el mundo. Pensé que sería un sitio ideal para tener el cuadro mientras se decidía cuál era su destino final, si podía venderlo o no».

El Gobierno no podía pagarlo

Cuando le han preguntado si sabía que, en caso de no permitírsele la exportación, el Gobierno podía adquirir la obra por el precio tasado por Christie’s, Botín ha defendido que nadie le informó de esa opción. Sí que consultó, según asegura, si al Gobierno podía interesarle quedarse con la obra. «Es imposible que ocurra, que el Gobierno se pueda gastar ese dinero», afirma que le dijo el responsable de la casa de subastas en España.

La defensa pide la nulidad

El abogado defensor de Botín, Javier Gómez Bermúdez, ha solicitado la nulidad en el informe de cuestiones previas del juicio. Según el letrado, se han vulnerado derechos fundamentales del acusado por distintos motivos.

Considera que la Guardia Civil, que fue quien interceptó el cuadro en Córcega cuando el capitán del barco trataba de llevarlo de Francia a Ginebra, no pudo actuar como policía judicial porque no tiene esa competencia en el extranjero.

También entiende que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil no informó al juez instructor que tenía una causa abierta contra el acusado relativo a la obra porque quería asegurarse de requisarla en lugar de acudir a la ley adecuada, que habría sido la Ley de Recuperación de Obras de Arte, según el letrado.

La jueza Elena González ha decidido resolver sobre tales cuestiones previas, rechazadas tanto por la Fiscalía como por la Abogacía del Estado, en el momento de la sentencia. El juicio proseguirá en los próximos días con declaraciones de testigos.