A las 11 de la noche del martes Extremoduro anunciaba que el grupo se había separado. Después de más de treinta años juntos, de once discos de estudio, de generación tras generación con sus letras a gritos; los de plasencia dicen adiós porque ya «no es lo mismo».

«Para trabajar de la manera en que nosotros hemos trabajado tanto tiempo, es imprescindible tener una compenetración muy muy especial. Ahora, esa compenetración tan difícil de conseguir y mantener, aunque existe, no es la misma», aseguraron a última hora del día en un comunicado y añadían que por eso habían preferido dejarlo aquí, «para quedarnos siempre con el recuerdo de tantos años felices, y porque nos parece lo más honesto».

En El Independiente recogemos las canciones más conocidas del grupo, las que son incapaces de envejecer porque cada olea de jóvenes las coge con la misma fuerza que la anterior.

Jesucristo García

Golfa

La vereda de la puerta de atrás

Stand by

Si te vas

So payaso

Dulce introducción al caos