Cuando él escribía los periódicos pasaban de mano en mano hasta perder la tinta, hasta acabar arrugados y rotos. Su firma era buscada con ansia por los soldados soviéticos que luchaban en la II Guerra Mundial, también por sus familiares, por su país, que con Stalin al frente convirtió a Vasili Grossman en su corresponsal de guerra de cabecera.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate