Los académicos (y las académicas) de la Real Academia Española (RAE) han rechazado que la Constitución española pueda contener un lenguaje más inclusivo desde el punto de vista de género. La RAE ha presentado hoy el Informe sobre el buen uso del lenguaje inclusivo en nuestra carta magna que aprobó en el pleno del pasado jueves 16 de enero de 2020. La RAE lo envió ese mismo día al Gobierno, puesto que fue realizado por petición de la vicepresidenta Carmen Calvo.

Muñoz Machado ha explicado que el «lenguaje inclusivo» tiene dos interpretaciones una es la que se «lleva a acabo exclusivamente con en el uso de palabras de género femenino». Es es caso del uso de desdoblamientos como «los españoles» y «las españolas». El otro «lenguaje inclusivo», en el que se ha basado la RAE es el que se refiere al uso de plurales masculinos que incluyen a hombres y mujeres «cuando el contexto deja suficientemente claro que ello es así».

El director de la Academia, Santiago Muñoz Machado, ha destacado en rueda de prensa que la Academia «no inventa el español, recoge el habla de los millones de hispanohablantes». En este sentido, considera que el texto de la Constitución española usa en gran número de contextos «el plural masculino que es inclusivo, ya que incluye a hombres y mujeres». «Hemos valorado si estas expresiones siguen vigentes o deberían cambiar desde el punto de vista de los usos actuales y creemos que sigue teniendo vigencia», ha asegurado Muñoz Machado.

El informe ha sido elaborado por dos hombres y dos mujeres de la Academia y luego ha estado en deliberación y se ha hecho público en el momento en el que se ha conformado un Gobierno. Se han hecho comparaciones con otras constituciones de países hispanohablantes. Todas son como la española, salvo la última venezolana en la que sí se incluyen desdoblamientos como «fiscal» y «fiscala».

El informe detalla múltiples casos como los indefinidos «todos» que aparecen en muchas partes, también «los españoles» y «los ciudadanos», términos que son inclusivos para la RAE.

Cambios y desdoblamientos aceptados

Según Muñoz Machado, el informe sí ha detectado posibles mejoras. El desdoblamiento más significativo que aprueba en la Carta Magna es el uso de «presidente» y «presidenta» desde el punto de vista gramatical, pero insiste que como cargo en uso singular y masculino es inclusivo porque «se refiere a un cargo que puede ejercer una sola persona en un determinado periodo». La Academia prefiere que se eviten los desdoblamientos y aplicar fórmulas como «quien ocupe la Presidencia», la «persona que ocupe la Presidencia» o, simplemente,

La Academia también recomienda hacer cambios en las futuras redacciones en lo referido a la Corona donde sí hay un uso exclusivamente masculino. «La Academia recomienda conciliar los argumentos jurídicos, lingüísticos y políticos que se ponen en juego para da una solución a la utilización del femenino junto al masculino en la Constitución». En este sentido recomienda desdoblar las palabras «rey» y «reina» y «príncipe» y «princesa».

Donde sí afea la RAE a la Carta Magna porque Reina no aparece como titular de la Corona, solo al Rey y aunque se puede hacer el desdoblamiento Rey y Reina, prefiere términos como «Corona» y «Jefatura de Estado».