Las 200 camas llegaron a estar llenas. Del primer piso salían gritos y quejidos. Lloraban, cansados, agotados, doloridos, los que ya no tenían cura. De la planta baja, risas y esperanza: eran los enfermos leves que aun no sentían dolor en su cuerpo.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate