El Grupo de Patrimonio Histórico de la Policía de la Generalitat Valenciana ha intervenido en Castellón varias obras pictóricas falsas de Goya y Benlliure dentro de una operación que ha concluido con la detención de siete personas acusadas de delito continuado de estafa.

En total han confiscado 27 pinturas, que se comercializaban en Internet por valor de 1,2 millones de euros, según ha informado la Generalitat en un comunicado, en el que indica que del total de obras confiscadas, 18 han sido acreditadas como falsas.

Dos de las nueve restantes son láminas auténticas; otras cuatro son obras decorativas sin valor y de las otras tres no se ha podido determinar su orgen.

Las obras falsificadas copiaban estilos de pintores de reconocido prestigio como Francisco de Goya, José Benlliure, Nicolás Falcó, Cecilio Pla, Lucas Villaamil, Benjamín Palencia, López Mezquita, Puig Roda y Gillis Glaesz Hondecoeter.

El lienzo que alcanzaba el mayor valor de venta es «La inmaculada» de Francisco de Goya, que se ofrecía al público por 900.000 euros.

Los acusados engañaban a los inversores acompañando las obras con falsos certificados de autenticidad, según las fuentes, que indican que la obra que destapó la estafa fue La adoración de los Reyes Magos, de Nicolás Falcó, que fue comprada ante notario por 18.000 euros.

Al ponerla en el mercado legal de compra-venta de arte por 45.000 euros se detectó la falsificación.

La Unidad de Patrimonio Histórico de la Policía de la Generalitat, realizó las investigaciones en el entorno de la persona afectada hasta llegar al timador y su red de falsificación, que tenía más de 30 obras a la venta por Internet.

Así, pudo intervenir un total de 27 pinturas valoradas en 1,2 millones de euros y falsificadas con métodos muy poco elaborados como colocar una pequeña pieza de papel encima de la firma para cambiarla por otra.

También usaban métodos como reutilizar los lienzos por las dos caras; imitar la técnica del «craquelado» (cuarteado) quemando el lienzo con un soplete o, incluso, imitar una obra que se encuentra expuesta al público actualmente en el Museo Bernat de Barcelona.

Para acreditar la autenticidad de las obras, la Policía de la Generalitat ha contado con la colaboración del Institut Valencià de Conservació, Restauració i Investigacióó (IVCR+i), el Museo de Bellas Artes de València y del director del Museo Benlliure de Valencia.

De los siete acusados por delito continuado de estafa, seis han sido condenados por el Juzgado de lo Penal número 3 de Castellón. Tres de ellos a diez meses de prisión, otros tres a tres meses y uno ha sido absuelto.