El fotógrafo suizo Robert Frank, una de las figuras más relevantes de la fotografía del siglo XX murió ayer en su casa de Canadá, a los 94 años. Frank es reconocido mundialmente como uno de los grandes de la imagen del siglo pasado por su libro The Americans que se publicó en 1958 y que marcaría un antes y un después en la fotografía del siglo XX.

Pero antes de que Robert Frank pasara a la historia de la fotografía por este trabajo, en 1952, el suizo nacido en 1924, pasó cerca de seis meses viviendo en Valencia junto con su esposa Mary Frank, pintora y escultora, con la que apenas llevaba dos años casado y con quien tenía un niño. El matrimonio de creadores vivió en la España franquista en uno de los barrios más humildes de Valencia, el barrio de pescadores de El Cabanyal.

De aquella estancia Robert Frank dejó una serie de imágenes que componen uno de los retratos gráficos más singulares de la España de posguerra al tratarse de una mirada extranjera y muy relevante desde el punto de vista de la historia de la fotografía.

El trabajo de Robert Frank en Valencia es considerado como un un antecedente que sirvió al fotógrafo para entrenar su mirada personal que tendría su cumbre en su trabajo de The Americans, en el que compiló su retrato de los Estados Unidos en la segunda mitad de la década de los 50.

«Robert Frank era muy joven y viajó aquellos años por todo el mundo. Su paso por Valencia le ayudo a experimentar la fotografía que hacía en aquellos años», explica Sandra Moros, conservadora y especialista en fotografía del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Esta institución valenciana alberga 24 obras de Frank en su colección.

En 2012 la editorial española La Fábrica y la alemana Steidl editaron el libro Valencia 1952, una selección de cerca de cincuenta imágenes en blanco y negro con la mirada de Frank sobre la Valencia de mitad de siglo XX. El volumen fue editado por Frank en colaboración con el valenciano Vicente Todolí durante tres años. La mayoría de las imágenes están tomadas alrededor de su lugar de residencia en El Cabanyal.

Moros destaca que tanto las fotos que hizo en la época de juventud, entre las que están las de Valencia, como las de la época de The Americans, corresponden a una primera fase de la obra del fotógrafo dedicada al mundo exterior y los que le rodeaba. Tras una época en la que se apartó de la fotografía, regresaría en los años 70 con un trabajo más intimista.