Kierkegaard dijo una vez que todo sería tan fácil por la revolución tecnológica y por la distribución de la riqueza que la gente terminaría por buscar problemas…  Yo lo que hago es trazar una línea entre la adopción de la responsabilidad vital y el sentido que la gente necesita en su vida para soportar los buenos y los malos tiempos. Yo me concentro en las cosas con sentido y no solo en la consecución de la felicidad. Me centro en la virtud, la nobleza y no en el individualismo y no la responsabilidad y no en los derechos. Y la gente está hambrienta de esto”.

Esta es la explicación que Jodan B. Peterson encuentra a su éxito, que no es poco. Su libro 12 reglas para vivir, un antídoto al caos (Planeta) llega a España precedido de un gran éxito de ventas internacional. Más de un millón ejemplares en medio año, camino de convertirse en uno de los libros más vendidos de 2018.

Pero Peterson se defiende de cuantos le han acusado de ser un ultra de derecha, en EEUU le acusan de ser de la alt-right, la derecha supremacista blanca. “La única razón de esta asociación es porque era conveniente para los radicales de izquierda para dañar mi reputación y ponerme en un extremo para no tener que enfrentarse a mis argumentos”. “Tengo conferencias sobre el peligro del fascismo y cómo el colapso de la responsabilidad individual fue una precondición para la consecución de los horrores del nazismo”, se defiende.

’12 reglas para vivir mejor’

La responsabilidad a la que apela este profesor de Psicología de la Universidad de Toronto es la que los individuos necesitan para “enfrentarse al mundo hostil y caótico en el que vivimos”. Sus reglas incluyen consejos de cómo ir por la vida erguido como hacen las langostas para defender su estatus, decir “no” a los niños para no malcriarlos, e incorpora un amplio argumentario para todos los opositores a la conocida como “ideología de género”. En nuestro país un discurso incorporado por Hazte Oír, VOX y, últimamente, por Pablo Casado.

Pero Peterson se considera a sí mismo como un liberal clásico. Un liberalismo que parece que por serlo no puede ser extremo, pese a negar cualquier forma de ayuda extra que reciban mujeres, o colectivos con siglos de opresión como el LGTB. Lo que considera “victimismo” de estos grupos va contra la la responsabilidad individual.

Peterson además mete en este paquete de reglas a la religión, frente aquellos liberales clásicos y ateos como Stuart Mill los únicos dogmas que le preocupan al profesor en psicología son los de la izquierda. “Tienes una chispa de divinidad en tu interior que no te pertenece a tí, si no a Dios”, escribe en sus reglas para vivir.

El hombre que más libros vende defendiendo la responsabilidad individual se muestra huidizo de criticar al presidente estadounidense

¿Cómo se puede mejorar con la responsabilidad individual en un mundo en el que Donald Trump es el presidente de los Estados Unidos? El hombre que más libros vende defendiendo la responsabilidad individual se muestra huidizo de criticar al presidente estadounidense. “Trump no está solo en esto. Estamos en un mundo con mucha polarización en los medios de comunicación.. [silencio largo] Y además diría: No subestimes el poder de las palabras verdaderas que tú puedes expresar. Es muy fácil identificar el poder con las personas que están en la cumbre de las jerarquías y asumir que se caracterizan por un poder único, pero la mayor parte del poder de estas personas se deriva de la propia jerarquía no existe a nivel individual en estas personas. Hay mucho poder que es accesible a los individuos en proporción con el grado de valentía que ellos tengan para determinar y decir lo que piensan. Así que el mejor antídoto contra las fake news es la verdad”.

Contra el feminismo

Jordan B. Peterson es un gran defensor de la verdad y un gran crítico de la posmodernidad, pero sin ésta no se explica que el batido intelectual de su libro esté siendo consumido por un público “hambriento de responsabilidad”, pero también de un público que quiere argumentos contra el feminismo y argumentos contra la izquierda en todas sus formas.

El auditorio de la Universidad Francisco de Vitoria se llenó esta semana por un encuentro con Peterson que condujo Cayetana Álvarez de Toledo. Un poco contra el feminismo victimista radical, otro poco contra el estructuralismo social y el «marxismo cultural» y un poco de la fuerza está en tu interior- donde hay un poco de Dios- y ovación cerrada.