Kolia mide dos metros. Juega al baloncesto. Sueña con llegar a la NBA. Tiene 14 años cuando Leandro Pérez (Burgos, 1972), escritor y director de la web literaria Zenda, lo comienza a imaginar. Lo hace en Burgos, lo hace gracias, en parte, a su hijo. La historia de Kolia es la de un sueño. Podría ser, como asegura Leandro, la de un tenista o un futbolista; pero que mejor que darle una pelota y una canasta cuando tanto tu como tu hijo lleváis en la sangre la pasión del baloncesto.

Cuenta que se le ocurrió hace un par de años. Burgos, donde vive el autor, vivía una auténtica fiebre por este deporte. Él, escritor feroz, que lleva tiempo narrando novelas policíacas de manos de Juan Torca, se descubrió con Kolia martilleándole la cabeza. Empezó a escribir y al poco tiempo ya le mandaba a su hijo capítulos a través de whatsapp. «Él fue mi primer lector, el que me decía si iba o no iba bien», asegura.

Leandro Pérez, por Jeosm.

Al final, tres años más tarde, se publica una novela «con sueños, pesadillas y reconquistas». Kolia nos cuenta la historia de un chico de Burgos que pretende hacer carrera en el baloncesto, lo hace a través de su ciudad, de su colegio, de una ambición que quizá el también tuvo y que su hijo acaba de abandonar por una lesión. Nos muestra la competitividad que rige a los deportistas de élite, las canchas y las calles.  Nos narra las ganas, las tristezas y la esperanza que podrían acompañar a cualquier profesional del deporte.

También el esfuerzo. Los entrenamientos constantes, una figura paterna que lucha para conseguir que el sueño de su hijo se cumpla, que no se derrumba. Una materna que un día cumplió con algo similar: es campeona olímpica de voleibol.

Si esta historia fuera una película, tendría que comenzar con más de nueve mil gargantas cantan el himno a Burgos en el Coliseum»

Leandro nos lo cuenta con el don del que aprecia las palabras. También como amante de una ciudad que lleva en la sangre este deporte. Como dicen desde Planeta, la editorial que publica Kolia, «si esta historia fuera una película, tendría que comenzar cuando más de nueve mil gargantas cantan el himno a Burgos en el Coliseum. Como esta historia es una novela, empieza cuando Kolia tiene que encestar tres tiros libres para ganar el campeonato de España de cadete».

Y de allí a una vida contada en primera persona, con la voz de un adolescente. «No supe hacerlo de otra manera. Para poder narrar la historia de Kolia era necesario que lo hiciese él. Lo he conseguido porque tengo un hijo adolescente y porque me he remontado a mi yo de 14 años», asegura.

También explica que ha sido un proceso de tres años, de darle muchas vueltas y que cuando le preguntan los lectores si habrá más, que quieren más, no sabe que contestar. «Estoy escribiendo ahora pero no sé si esto dará lugar a Kolia o seguiré con Torca, del que aseguré habría siete libros y llevó dos». Ambas, tanto las historias de Torca como ahora la de Kolia sin publico objetivo.

«En ningún caso pienso que escribo para lectores de una edad determinada. Creo que Kolia le puede interesar a alguien de 40 años como a un chico adolescente», comenta. Lo que está claro es que si eres joven y el deporte te apasiona, no encontrarás mejores páginas que las de Leandro Pérez.