Son las 15.00 horas de la tarde y hay más de 6.000 personas aglutinadas en una plaza muy estrecha, que de a poco se convierte en calle. Hay 36 grados a la sombra, en los trozos donde da el Sol casi ni se puede respirar. Cae agua desde los balcones y ventanas que envuelven este trozo de tierra . La gente canta, grita y baila. El lugar es castizo, pero tiene mucho encanto. Bajo los pies bailongos hay bodegas que guardan vino, guitarras, bajos y baterías. Estamos en la Plaza del Trigo esperando el grupo sorpresa de este año, ¿lo mejor?, que nos da igual.

2018, Lori Meyers

Si hay algo a lo que no fallan los asiduos al Sonorama es a la cita con la Plaza del Trigo, jueves, viernes y sábado hay sorpresas, ¡menudas sorpresas! Es imposible adivinar quién va a aparecer, por eso hay que estar. Aunque te lleves mil codazos, estés al borde de la deshidratación o tu amigo sea de los que dice «a mi el indie no me va».

2017, Izal

Hay que estar porqué hay cosas que pasas una vez en la vida, y la magia de la Plaza del Trigo aparece una vez al año para hacer vibrar a los más puristas de la música independiente en español.

2016, Love of Lesbian

Si repasamos la cronología, muchos de nosotros habríamos firmado por estar allí ese día y a esa hora, incluso habríamos pagado lo que fuera. Se paga con sudor y el sacrificio de aguantar el calor seco de la meseta durante dos horas para que no te quiten el puesto en la primera fila. Y se disfruta como si fuera la primera y la última vez que vas a ver a ese grupo en directo, porqué estás en la Plaza del Trigo.

2015, Rufus T. Firefly

El poder de la Plaza del Trigo no tiene límites. No importa si eres una banda desconocida, una que empieza a despuntar o si haces un sold out en todos tus conciertos. La cuestión es estar y no pasar desapercibido.

Para este 2019 ya estamos (todos los que vamos a ir) preparados para marcarnos una jornada inolvidable. Pero como no podemos adivinar con quién nos van a deleitar este año, hacemos un repaso por los que estuvieron y no desaprovecharon la oportunidad.