La vida de Jesús es fuente inagotable de creaciones. Como dice la promo de la producción 33 El Musical que ha levantado el telón en un gran escenario propio en IFEMA en Madrid,  la vida de Jesucristo es “la historia del mayor influencer”. Su vida y obra se presenta de nuevo en formato musical con muchos guiños al mundo de hoy. Al mundo contemporáneo tal y como lo percibe su creador, el sacerdote Toño Casado. Además de autor y compositor del musical, Casado dirige a los 28 artistas que componen el elenco, con Christian Escuredo, en la piel de Jesús. La obra cuenta con un presupuesto de 4,5 millones de euros que, en parte, ha sido financiado en parte a través de crowdfunding.

“La historia de Jesús es para todas la épocas”, explica a El Independiente el sacerdote que compone música desde los 11 años: “hay muchas referencias al mundo de hoy porque la historia de Jesús es para el mundo de hoy”.

Toño Casado tiene grabados siete discos musicales de corte religioso. Uno de sus temas, Viviremos firmes en la fe, fue elegido por los Javis para La Llamada. Pero 33 El Musical tiene poco que ver con la obra y película de los Javis que cuenta la historia de amor entre y una monja y una niña en un campamento religioso. “La llamada tiene una cosa muy bonita, cuenta que Dios existe y habla de dos personas que están enamoradas. Es muy mística”, explica Casado.

Pese a la candidez del texto 33 El Musical se ha encontrado con que algunos sectores de la iglesia contrariados por algunos pasajes de la obra o por lo que la rodea, especialmente por el hecho de que uno de los actores pide matrimonio a otro actor tras uno de los ensayos. Una situación que la web cristiana Infovaticana relata en un post titulado 33 el musical. ¿La vida de Cristo o un festival gay?: “El ‘demonio’ del musical está liado con uno de los ‘ángeles’ (ambos hombres) y el otro día le pidió ‘matrimonio’ entre lágrimas, aplausos y risas del elenco”, relata la web. En el mismo post destacan el apoyo de la Archidiócesis de Madrid al musical.

Los actores implicados, según el director de la producción, están valorando tomar medidas legales.  La publicación especializada publica otro artículo (33 el musical: No apto para católicos) en el que detalla otras críticas, esta vez sobre el contenido de la producción, entre la que destaca que esta “pretende confundir a los sacerdotes judíos que condenaron a Jesús con el clero”.

Toño Casado, frente a las críticas sobre el contenido de la obra, responde que “Cada uno ve las cosas desde sus ojos, desde lo que es. El musical tiene un mensaje de salvación y sólo hay un mensaje, muy leve, de crítica hacia la religión como algo manipulador. Pero es una obra con un mensaje muy luminoso que tiene pequeños toquecitos de pimienta, que a lo mejor a alguno le escuece y tendrá que ver por qué”, mantiene.

’33 el Musical’

¿Una obra para no creyentes?

El sacerdote lo tiene claro: “es para todo el mundo, pero hay muchos prejuicios como lo escribe un cura y es sobre Jesús, pero este musical es para todos”. Sobre el escenario hay oficio en un elenco de artistas con experiencia en el género. Pero el guión y los textos, al margen de “la pimienta” de la que habla el autor es un texto para un público que se emociona en las Jornadas de Juventud Mundial con el Papa. Con una María Magdalena que quiere dejar de ser prostituta para ser niña y soñar con ser princesa o con escenas en las que se forma un corazón con cometas mientras Cristo canta a los niños.

Para Casado el encaje de la obra en la amplia oferta de musicales en la escena madrileña está en que “es un espectáculo familiar” y a los no católicos les destaca“que se trata del montaje musical más grande de este año en Madrid. A los que les gusten los musicales lo va a pasar muy bien”, asegura. Si la producción va a recuperar la cuantiosa inversión, está por ver, aunque serán los grupos de escolares de Madrid y otras ciudades de España que copen sus sesiones matinales las que obren el milagro.