Vida Sana

Jugar a videojuegos mejora el cerebro

logo
Jugar a videojuegos mejora el cerebro
Activa áreas como la atención, la capacidad visuoespacial o la memoria de trabajo.

Jugar con videojuegos es bueno para el cerebro. EP

Resumen:

Madres del mundo que habéis intentado, sin éxito, despegar a vuestros hijos del mando de la consola. Vosotros que os habéis sentido mal después de siete horas seguidas jugando a League of Legends. Tenemos una buena noticia.

Jugar a videojuegos es bueno para el cerebro. Impacta en la estructura cerebral, aumenta el tamaño de algunas regiones y activa otras haciéndolas más eficientes, como la de la atención y las habilidades visuoespaciales.

Como son tan populares, todo el mundo tiene una opinión, pero las negativas suelen carecer de base científica”

A estas certezas ha llegado un grupo de investigadores de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) tras analizar todos los estudios realizados hasta la fecha con neuroimagen. En total, 116 estudios de los que 112 ofrecen resultados positivos. Sus conclusiones se acaban de publicar en la revista Frontiers in Human Neuroscence.

¿Por qué se habla entonces de los efectos negativos de los videojuegos? “Como son tan populares, todo el mundo tiene una opinión, pero las negativas suelen carecer de base científica”, afirma una de las investigadoras del proyecto, la neurocientífica Elena Muñoz.

Más capacidad de atención

Quienes pasan el rato sentados frente a la pantalla mejoran, según los estudios, todos los tipos de atención, especialmente la selectiva y la sostenida. “La atención selectiva nos permite atender a algo que nos interesa sin que los elementos externos nos distraigan y la sostenida, ser capaces de mantenerla”, dice Muñoz, que explica que “las personas con alta experiencia en vídeojuegos activan menos esa parte del cerebro correspondiente a la atención con buenos resultados, es decir, su cerebro actúa de forma más eficiente”.

Mayor habilidad para interpretar mapas

El cerebro de los aficionados a los vídeojuegos también tiene mejores capacidades para leer mapas, estimar distancias entre objetos, realizar operaciones de cálculo mental u orientarse en entornos nuevos. Estas habilidades visuoespaciales están optimizadas en los jugadores, según apuntan los autores del estudio. “Algunas regiones cerebrales, como el hipocampo derecho y regiones occipitoparietales, relacionadas con estas habilidades, muestran un aumento de volumen al experimentar con los videojuegos”, afirma Diego Redolar, neurocientífico y otro de los autores del estudio.

Más rapidez en la toma de decisiones

La llamada memoria de trabajo es otra de las áreas que cambia entre los jugadores de vídeojuegos y los no jugadores. Este tipo de memoria, con la que conseguimos llevar a cabo una tarea al concentrar toda la información que necesitamos para llevarla a cabo, se activa gracias a dos áreas del cerebro que aumentan de volumen en el caso de los jugadores. “Tanto en el hipocampo como en la zona occipitoparetal se observa un aumento del volumen y una optimización de su utilización”, afirma Muñoz.

Los estudios apuntan también a que los jugadores de vídeojuegos consiguen aumentar la velocidad de procesamiento de información. “Mejora algo que últimamente se requiere en todas las empresas, la multitarea o ser ‘multitasking’”, indica Muñoz.

El lado negativo, la potencial adicción

Tan solo cuatro de los 116 estudios hablan de efectos negativos de los vídeojuegos, con efectos relatvos a la atención, una mayor impulsividad o un menor cociente intelectual verbal. Otro de ellos dice que los vídeojuegos pueden afectar a la cognición social, necesaria para establecer relaciones interpersonales.

“No obstante, los estudios suelen reflejar menos la parte negativa que la positiva, es un sesgo que afecta en general a la ciencia. A veces son las propias revistas las que dejan de publicar artículos con efectos negativos”, admite Muñoz, aunque los estudios ofrecen resultados fundamentalmente positivos.

Jugar en Internet, mucho más adictivo

Los efectos positivos de los vídeojuegos no varían en caso de estar conectados o no a internet. Pero hay un aspecto que sí varía, el potencial adictivo. “De hecho, la adicción a los vídeojuegos se denomina internet gaming disorder porque son los juegos a través de internet los que más capacidad adictiva tienen. Es debido a que tienen un mayor refuerzo social, que es uno de los más importantes para el ser humano”, explica la neurocientífica.

“Los adictos tienen alterado el circuito neural de la recompensa, algo que, de forma simple, se podría resumir en que su capacidad de autocontrol funciona peor y tienen más activadas las áreas emocionales de la recompensa”, explica.

Beneficios en enfermedades neurodegenerativas

Los videojuegos también parecen ser positivos para estimular a pacientes con alzheimer y otras enfermedades degenerativas, según las investigaciones del proyecto Ad Gaming que lidera la Asociación de familiares de enfermos de alzheimer de Valencia. Los”juegos serios” utilizados para estimular las habilidades cognitivas en las personas con alzhéimer “pueden tener beneficios potenciales, especialmente para aquellos con síntomas leves y moderados”, según ha informado la AFAV a Europa Press.

“El objetivo es crear una plataforma que contenga una recopilación de juegos para adultos, clasificados en diferentes áreas, para que los cuidadores tengan el conocimiento de cómo trabajar cada uno de ellos para ralentizar el deterioro de las personas con Alzheimer”, ha explicado AFAV.

El proyecto también pretende dotar de habilidades tecnológicas y digitales a las personas con alzhéimer y ayudar a su alfabetización en la tecnología, la de sus familias y cuidadores, a través del uso de juegos formativos (Serious Games).

Se están investigando juegos como el scramble, el bingo, las siluetas o la wii sport, entre otros

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Valencia (AFAV) lidera el proyecto Ad Gaming sobre juegos para adultos que ralentizan el deterioro de las personas con enfermedad neurodegenerativa. AFAV cuenta, como socio tecnológico, con el Instituto de Biomecánica (IBV) para desarrollar este proyecto, formado por un consorcio europeo integrado por entidades de Eslovenia, Rumanía, Grecia, Reino Unido y España, según un comunicado de la Asociación.

La plataforma digital, creada por el IBV, será totalmente gratuita y recogerá material didáctico para trabajar, a través del juego, la estimulación cognitiva desde diferentes áreas cerebrales como la memoria, orientación, atención, percepción, lenguaje, cálculo y praxia. Algunos de los juegos que se están investigando son el bingo, el scramble, las siluetas, los píxels o la wii sport, entre otros.

logo
Jugar a videojuegos mejora el cerebro