¿Crees que conoces tu propio cuerpo? Una encuesta realizada por la Universidad de Lancaster (Inglaterra) ha revelado que el único órgano que todos conseguimos situar correctamente en nuestro cuerpo es… el cerebro.

La investigación, dirigida por el doctor Adam Taylor de la Escuela de Medicina de Lancaster, ha concluido que existe un desconocimiento de la anatomía que puede perjudicar a las campañas de detección precoz de enfermedades dirigidas a un órgano en concreto.

El cerebro, los biceps y la córnea fueron los órganos mejor identificados por la gente

La investigación lanzó una encuesta con un modelo del cuerpo humano en el que había que situar el cerebro, la córnea, los pulmones, el hígado, el diafragma, el corazón, el estómago, el apéndice, la vejiga, los riñones, el pancreas, la vesícula, el bazo, las glándulas suprarrenales, la tiroides, los músculos isquiotibiales, los biceps, triceps, cuádriceps, ligamentos cruzados y el tendón de aquiles. ¿Te atreves?

Los resultados del estudio fueron contundentes: el único órgano que el 100% de los encuestados situó correctamente fue el cerebro. Después, los órganos mejor situados (lo hizo correctamente el 90% y el 80%) fueron los biceps (en el brazo) y la córnea (en el ojo). Al otro extremo, las glándulas suprarrenales (que se encuentran en la parte superior del riñón) fueron las peor situadas. Mucha gente las señaló en el cuello.

Sólo el 15% sabe situar bien las glándulas suprarrenales en el cuerpo humano

Otras curiosidades sobre nuestro conocimiento del cuerpo fueron que los hombres situaron mejor los músculos y las mujeres los órganos internos. Además, los estudios no fueron razón para obtener mejores puntuaciones en anatomía. Sí lo fue la edad, los mayores situaron mejor los órganos en el cuerpo, especialmente la gente entre 40 y 49 años. Lógicamente, los profesionales de la salud lo hicieron mucho mejor que el resto.

No obstante, los investigadores han destacado que la gente quiere aprender más de anatomía a pensar de sus pobres conocimientos. Algo fundamental para mejorar la comunicación entre médicos y pacientes.