Las mujeres trabajadoras españolas trabajarán «gratis» los 54 días que restan de 2017. «Gratis» porque la brecha salarial, que en España es del 14,9% según los últimos datos de Eurostat, supone que tengan que trabajar casi dos meses más al año para cobrar lo mismo que los hombres.

El sindicato UGT, que ha denunciado la cuestión, recuerda que España ocupa el undécimo puesto de la UE, algo por debajo de la media europea del 16,3%. Sin embargo, España está muy lejos del 5,5% que registran Italia y Luxemburgo, así como de países como Rumanía (5,8%), Bélgica (6,5%), Polonia (7,7%) o Eslovenia (8,1%).

Los países con menos desigualdad salarial en la UE son Italia y Luxemburgo. El que más, Estonia

Otros países como Reino Unido (20,8%), Austria (21,7%), Alemania (22%), República Checa (22,5%) y Estonia (26,9%) ocupan los últimos puestos de la lista europea, como los países con una brecha salarial porcentualmente superior, según los datos del informe de la UE.

No obstante, desde el año anterior la media de la brecha salarial europea se ha reducido del 16,7% al 16,3%, mientras que en España no se ha producido ninguna variación, según los datos del informe.

Campaña «Yo trabajo gratis»

Por ello, el sindicato ha puesto en marcha una campaña bajo el título ‘Yo trabajo gratis’, con la que quiere llamar la atención sobre la «discriminación por razón de sexo, que tiene una repercusión severa en los salarios de la mujeres y que va a acentuarse más allá de su vida de laboral, durante su etapa de jubilación».

Según explica UGT, la brecha salarial de género provoca que haya mujeres que, pese a que han tenido un empleo a lo largo de toda su vida, presenten «un elevado índice de situarse por debajo de los umbrales de pobreza».

UGT exige al Gobierno que introduzca en la legislación española la definición de «trabajo de igual valor»

Asimismo, ha exigido al Gobierno que «active todos los mecanismos posibles para hacer cumplir la Constitución Española» en lo referente a la igualdad entre hombres y mujeres y que introduzca en la legislación española la definición de «trabajo de igual valor», tal y como recomienda la Comisión Europea.

Por último, ha pedido a los grupos políticos que se sumen a la campaña para eliminar una brecha salarial que, según indica, «ha intensificado en los últimos diez años, ante la inexistencia de políticas de igualdad» eficaces para ponerle fin.

La brecha salarial en el mundo, del 23%

Los países de la UE están, aún así, por debajo de la media global en la problemática de la brecha salarial, que a nivel global se sitúa en un 23%, según datos de la ONU recogidos por la empresa de recursos humanos Hays. «Según la OIT, la brecha salarial global se encuentra actualmente en el 23%, y no será hasta 2087 cuando hombres y mujeres reciban un salario igual por el mismo trabajo», recuerdan desde la compañía.

En el caso de España, la Encuesta Anual de Diversidad de Género en el trabajo que realiza la empresa indica que parte de la brecha salarial en España se debe a la «poca diversidad» de la estructura laboral en España. Así, aún cuando las mujeres expresan «tener la misma ambición que los hombres» desde el punto de vista laboral, el 82% de los puestos de dirección sigue «copado por profesionales masculinos» y el 68% de los encuestados afirma que su superior inmediato es un hombre, según los resultados del estudio.

El 82% de los puestos directivos sigue copado por hombres según la Encuesta Anual de Diversidad de Género

«Este hecho podría ser una explicación para la brecha salarial: la menor presencia de mujeres en puestos de mayor rango, y por ende mejor pagados, debido, en parte, a que la maternidad ralentiza el progreso de su carrera», afirman los responsables de la investigación.

Junto con estos motivos, señalan también la mayor presencia de mujeres en empleos a tiempo parcial y en sectores peor remunerados, como el sector del comercio minorista, el cuidado o el ocio, frente a otros mejor remunerados como los sectores financieros o de infraestructuras como construcción, electricidad, petróleo o gas, en los que la presencia de hombres es mayoritaria.

Contra la desigualdad, transparencia

En todo caso, la compañía señala que en algunos países se están impulsando iniciativas que facilitan la homologación salarial entre hombres y mujeres mediante medidas como la transparencia salarial, que impulsa a las empresas a actuar «con mayor celeridad» en la corrección de posibles desigualdades entre hombres y mujeres.

«Ya se están aplicando en países como Bélgica o Austria, y en Estados Unidos el ex presidente Barack Obama propuso una iniciativa similar antes de dejar el cargo. Es necesario seguir avanzando en desarrollar y aplicar medidas que fomenten la igualdad para que no tengan que pasar 70 años hasta igualar la brecha salarial», piden desde la empresa.