El Grupo Parlamentario Socialista ha registrado una proposición no de ley en el Congreso en la que insta al Gobierno a impulsar una campaña institucional para alertar a los consumidores sobre las consecuencias medioambientales y económicas del uso de toallitas húmedas.

La iniciativa, respaldada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), pide al Ejecutivo que se coordine con los gobiernos autonómicos y la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) para poner en marcha esta campaña en el plazo de seis meses.

En el texto, los socialistas recuerdan que el uso de las toallitas húmedas higiénicas “está generando un grave problema medioambiental, por los atascos provocados tanto en los hogares como en las redes de saneamiento, con los consecuentes perjuicios económicos, medioambientales y de salud pública”, según informa Efe.

Añade que la Asociación Española de Abastecimientos de Aguas y Saneamiento (AEAS) ha cuantificado las pérdidas por esta situación en 200 millones de euros cada año en España.

La Asociación Española de Abastecimientos de Aguas y Saneamiento (AEAS) cuantifica las pérdidas en 200 millones de euros al año

El PSOE reclama “una información veraz” para concienciar a los consumidores sobre las consecuencias del mal uso de este producto, del que, además, “es necesario verificar que su biodegradabilidad se adecúa a lo explicitado en el etiquetado”.

Para los socialistas, la campaña deberá hacer “especial hincapié en recomendar el uso ocasional del producto y en explicar que no se deben arrojar al inodoro, sino desecharse en la basura o en los contenedores de reciclaje para papel”.

Reclaman que el etiquetado advierta del peligro de atasco en cañerías y depuradoras si las toallitas se arrojan al inodoro y “prohibir el uso de mensajes que induzcan al consumidor a considerar estos productos como sostenibles, biodegradables o similares al papel higiénico”.

El Grupo Socialista propone además establecer pruebas estandarizadas de disgregación y biodegradabilidad sobre las toallitas, tal y como las adquieren los consumidores.