Ghosting, quedas bloqueado.

logo
'Ghosting', el peligroso veto que amenaza a los usuarios de Tinder

Vida Sana

'Ghosting', el peligroso veto que amenaza a los usuarios de Tinder

Puede que hayas sido víctima del ghosting y todavía no lo sepas. O, por lo menos, que no le hayas puesto nombre todavía.

Paola y Sergio (nombres ficticios) se conocieron a través de la aplicación Tinder, una red social que les permitió intercambiar mensajes y descubrir más acerca del otro antes de verse por primera vez. La joven señala que fue Sergio el que inició la conversación y que era un hombre con el que hablaba a diario. Después de darse los números e intercambiarse varios mensajes en Whatsapp, decidieron quedar en persona hasta en dos ocasiones. «Yo sentía que había interés, nos vimos dos veces, todo fue muy bien. El número de mensajes era normal. Sin embargo, un día no me saludó por la mañana y me sorprendió que no contestara a ninguno de mis mensajes. Le escribí varias veces y le llamé otras tantas, pero no lo cogía», señala Paola.

De eso hace casi dos años. Sergio dejó de contestar a mensajes y llamadas de la noche a la mañana. Paola pasó por alto que Sergio no le diera los buenos días esa mañana. Al principio no le preocupó, pero llegó un momento en que tuvo que «hablar con mis amigas. Los mensajes le llegaban, pero no entraba al chat. Llegó a un punto en que se acumularon mensajes que yo enviaba y a los que no recibía respuesta», explica Paola. Pero la cosa no acabó aquí. Después de tantos mensajes y llamadas, hubo un momento en que la fotografía que Sergio tenía puesta en su perfil de whatsapp desapareció, lo que provocó que Paola le diera vueltas al asunto: «Pensé que igual le había pasado algo, no entendía que no diera señales de vida después de que lo pasáramos tan bien en las dos ocasiones que habíamos quedado», comparte Paola.

Paola estaba siendo víctima de ghosting, una forma de poner fin a una relación que están fomentando las redes sociales. La palabra ghosting es un derivado de ghost, que se traduce al castellano como fantasma. Ghosting es el comportamiento que adopta una persona que rompe la relación con otra cortando toda la comunicación por completo. «Esto genera muchos problemas en la persona que lo recibe, la víctima. Tiene una relación más o menos intensa que desaparece. La persona con la que se está viendo no va a la cita o te bloquea en redes sociales. Es una forma de cortar que tiene consecuencias negativas en la autoestima del afectado», ha explicado a El Independiente el psicólogo Carlos Hidalgo. La propia Paola ha explicado que dudó de sí misma, se preguntó qué había podido pasar y si había sido por su culpa.

Redes sociales

Redes sociales Pixabay

La proliferación de aplicaciones móvil como POF o Tinder fomentan el ghosting: «Algunos pacientes me han comentado que estaban alimentando la relación, que estaban a punto de quedar y, de repente, se quedan descolgados. No saben qué ha podido pasar. Cuesta más cicatrizar una herida así que siendo franco. Las redes sociales lo han potenciado. Definitivamente», sentencia Carlos Hidalgo.

Algo que caracteriza a las relaciones que nacen fruto de una primera interacción a través de aplicaciones de citas es que el siguiente paso es el intercambio de teléfonos para poder hablar a través de Whatsapp. «Imoacta más que una conversación mediante esta aplicación de mensajería instantánea acabe de golpe ya que, normalmente, se contexta al segundo al minuto», apunta Paola. Además, Whastapp provoca que la persona víctima del ghosting vuelva a ser, nuevamente, presa de su paranoia: «Si la persona que no te contesta tiene activada la última conexión, tiendes a mirar cuándo ha sido la última vez que se ha conectado. Si ves que ha abierto la aplicación después de que le enviaras tu mensaje, le empiezas a dar muchas vueltas. Es algo que no pasa solo con la persona que te gusta», comparte Paola.

Si lo pensaste después de vernos, ¿por qué esperaste unos días para, además, desaparecer?»

Esta última idea es algo a lo que Carlos Hidalgo ha hecho también referencia: el ghosting no aparece solo en un tipo de relación. Es decir, son muchos los casos de personas que han perdido el contacto con posibles parejas, amigos o incluso, pacientes, en el caso de los profesionales, porque estos han desaparecido. «Son relaciones de buenas a primeras que desaparecen», indica Carlos Hidalgo. Es una práctica tan extendida que está trasladando a todos los ámbitos. «En general se está extendiendo mucho, lo puede hacer casi cualquier persona», reflexiona el psicólogo. Las personas que recurren al ghosting son aquellas que no afrontar bien las experiencias negativas. Hay gente que suele evitar las discusiones, ya que sabe que es un maltrago para la otra persona decirle que no pueden volver a verse. Les parece mejor cortar por lo sano», destaca Carlos Hidalgo.

Paola lo tiene claro: «Es gente a la que le da pereza».

¿Cuando a veces se ha contado la historia de que alguien se fue y no volvió? Gente que no sabe afrontar conflictos, que desaparece de esa forma, como si se le hubiese tragado la tierra.  desapareció. Gente que no sabe afrontar conflictos, desaparece de esa forma. Me voy al pueblo y ya no aparezco. «Conviene recordar que el que hace eso dice mucho de cómo es, se ha librado de una persona que no sabe afrontar la relación», concluye un optimista Carlos Hidalgo.