La última novedad sobre las mascarillas contra el coronavirus llega desde México, donde un grupo de investigadores han diseñado una «eating mask» que cubre la nariz para poder comer y beber reduciendo al máximo la probabilidad de contagiarse.

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional de México crearon una mascarilla nasal única en su tipo para poder realizar actividades cotidianas como beber o comer sin aumentar las posibilidades de contraer el virus. La «eating mask» cubre únicamente la nariz y deja libre la boca, por lo que se reduce el riesgo de contagiarse por aerosoles.

Los diseñadores mexicanos se han puesto en contacto con una empresa para poder fabricar y comercializar la mascarilla.