La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia: Se calcula que representa entre un 60% y un 70% de los casos, según señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). Más de 50 millones de personas la padecen en el mundo, y concretamente en España unas 600.000. Pero no todo queda ahí, este organismo internacional prevé que el número de personas con demencia se triplicará y pasará de estos 50 millones a 152 millones en 2050.

Desde la Fundación Alzheimer España (FAE) alertan de que cada 7 segundos en el mundo se diagnostica un nuevo caso de demencia. Por ello, es más urgente que nunca ponerse las pilas y adelantarse a la aparición de esta enfermedad del cerebro que, según describe, por regla general se caracteriza por un desarrollo crónico y progresivo, que repercute de forma severa en la actividad cotidiana del enfermo. Al final, éste va perdiendo memoria, el entendimiento, el juicio, el habla, el cálculo, el pensamiento, o la orientación, por ejemplo.

“No todas las funciones corticales se deterioran simultáneamente, sino que es un proceso continuo en el que cada vez se perciben un mayor número de funciones afectadas, y con un progresivo mayor deterioro; siendo generalmente la memoria la primera observación de alteración que percibe el enfermo o sus parientes más próximos”, señala.

En este sentido, la FAE destaca que desde hace años los investigadores intentan perfilar una nueva definición y solución frente a la enfermedad de Alzheimer, que abarque los estadios preclínicos, es decir, los años previos a que surjan los primeros síntomas. De hecho, destaca que son varias las razones que justifican esta actitud, ya que por ejemplo se sabe que las lesiones cerebrales empiezan años antes de la aparición de los trastornos de la memoria y del comportamiento, es decir de los síntomas que llaman la atención sobre la enfermedad.

“Por ejemplo, en los ensayos clínicos de una vacuna, es decir, un medicamento que previene la aparición de la enfermedad, se incluyen a personas que todavía no presentan síntomas clínicos de la misma”, sostiene. A su juicio, representa el gran reto actual de la investigación clínica, ya que los criterios clínicos de diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se publicaron hace ya 25 años, y “ciertamente merecen una revisión en profundidad”, considera esta fundación española de referencia en materia Alzheimer.

En España, y precisamente en esta línea, el Hospital Quirónsalud Madrid y el Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo (Madrid) están participando en un programa pionero de investigación a nivel internacional sobre prevención del Alzheimer. Actualmente, buscan a personas sanas que pudieran ser susceptibles de desarrollar esta demencia.

Dr. Rafael Arroyo

En concreto, el jefe del servicio de Neurología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid y del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo, el doctor Rafael Arroyo, encargado de coordinar dicho proyecto, reconoce la importancia de la puesta en marcha de ensayos clínicos de esta envergadura ante el “gran problema y reto” que supone el Alzheimer hoy en día para la Medicina. Según lamenta este experto, “los tratamientos llegan hoy día tarde” ya que se sabe que 10-20 años antes de que aparezcan los primeros síntomas de la enfermedad, ésta ya acontece en el cerebro.

«Además, en la actualidad los tratamientos contra el Alzheimer no son todo lo efectivos que desearíamos porque comenzamos a aplicarlos cuando la enfermedad empieza a mostrar síntomas. En esos momentos ya es tarde porque ya hay depósitos de la proteína beta-amiloide en el cerebro (se cree que responsable del Alzheimer)”, explica el neurólogo.

Un paso en el investigación

Este paso en la investigación sobre el Alzheimer en el que trabajan los hospitales Quirónsalud Madrid y Ruber Juan Bravo forma parte de un ensayo clínico que se está realizando en 190 centros de todo el mundo. El ‘Programa Generation’, como así se llama, busca conseguir un fármaco que pueda frenar la formación de placas de beta-amiloide en el cerebro, que es una de las posibles causas de esta enfermedad, en sujetos que no hayan iniciado ninguna sintomatología cognitiva.

Así, desde ambos centros hospitalarios están intentando encontrar personas sanas, de entre 60 y 75 años, que no presenten enfermedad, pero a las que los análisis genéticos demuestren ese riesgo de padecer Alzheimer en años futuros. Para ello, se les tomará una muestra de saliva que muestre si portan una variedad del gen de la apolipoproteína A4 (APOE4).

«Estas personas tienen en torno a un 50% de posibilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer en los siguientes 10 años. Queremos encontrar a estas personas y proponerles participar, de forma totalmente gratuita, en el primer ensayo clínico a nivel mundial de fármacos para tratar de prevenir la aparición de Alzheimer», resalta.

El jefe del servicio de Neurología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid y del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo indica que esta investigación, llevada a cabo por Novartis, consta de dos ensayos clínicos, ‘Generation 1’ y ‘Generation 2’, donde se probarán nuevas medicaciones en proceso de investigación, con la finalidad de prevenir la aparición de la enfermedad en personas cognitivamente sanas, y con un perfil genético que les hace susceptibles de desarrollarla.

“Queremos detectar a las personas que portan la variedad del gen de la apolipoproteína A4 (APOE4) en su forma homocigótica por su alto riesgo de desarrollar la enfermedad, y proponerles la participación en un ensayo clínico de fármacos preventivos que tratan de eliminar las placas de beta-amiloide», indica Arroyo. Asimismo, a los que porten esta variedad del gen en su forma heterocigótica se les realizará un PET cerebral para calcular su riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer.

En el ‘Programa Generation’ interviene un equipo de investigación multidisciplinar a nivel mundial, que cuenta con neurólogos, neuropsicólogos, enfermeras, radiólogos, médicos nucleares, técnicos especializados en neuroimagen y farmacéuticos. Para participar en el mismo se ha puesto a disposición de las personas una cuenta de correo electrónico informativa: prevencion-alzheimer@quironsalud.es.