Salud | Vida Sana

Un niño burbuja se cura en Barcelona gracias a la prueba del talón

El trasplante se realizó el pasado 2018 en el Hospital Vall d'Hebron y el niño ya tiene un sistema inmunitario que funciona correctamente

Derek en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona

Derek en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona Quique Garcia (EFE)

El primer niño con una inmunodeficiencia combinada grave (niños burbuja), detectado con el cribado neonatal o prueba del talón, ha sido curado con un trasplante de cordón umbilical en Barcelona y ya tiene un sistema inmunitario que funciona correctamente.

El trasplante se realizó el pasado 2018 en el Hospital Vall d’Hebron, en Barcelona, cuando el pequeño tenía tres meses y sin que hubiese padecido ninguna infección, lo que ha facilitado una rápida recuperación de esta patología potencialmente mortal. Derek es el nombre de este niño, que hoy ha acudido con sus madres, Raquel Colomer y Nerea Hermoso, a una revisión en el hospital, donde los médicos ya han dado permiso para que se le pueda quitar la máscara de la cara que le ha protegido durante meses de posibles infecciones.

Actualmente, Derek ya tiene 13 meses y empieza a andar y, según sus madres, «es muy bueno», como paciente y como bebé. No obstante, las madres han explicado que el tratamiento ha sido «duro» porque no han podido hacer una vida normal y se han pasado casi cuatro meses ingresados en el hospital, en una habitación aislada.

Además, Derek tiene una hermana gemela que está bien de salud y un hermano mayor, que deben irse a casa de los abuelos en cuanto se ponen enfermos, para evitar los contagios y hasta que se de el alta médica definitiva al pequeño.

La consellera de Salud, Alba Vergés; el gerente de Vall d’Hebron, Vicenç Martínez, y los doctores Pere Soler, jefe de la unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría, y Cristina Díaz, jefa de la Unidad de Trasplante Pediátrico de progenitores hematopoéticos, han explicado este lunes en rueda de prensa cómo se ha realizado el proceso de curación de Derek.

Los médicos consideraron que la mejor alternativa terapéutica en el caso de Derek era un trasplante de sangre de cordón umbilical, que contiene un elevado número de células madre que se pueden convertir en células del sistema inmunitario en el receptor. «Gracias al trasplante, el organismo de Derek empezó a desarrollar el sistema inmunitario paso a paso», ha indicado el doctor Soler.

Tras el trasplante, el pequeño continuó aislado para asegurar que la evolución de su sistema inmunitario era correcto y que injertaba bien, ha indicado la doctora Díaz de Heredia. Un mes después de recibir el trasplante, el niño ya había desarrollado un sistema inmunitario suficiente para ir a casa, y los meses siguientes los médicos controlaron con visitas periódicas su sistema inmunitario que, ahora, ya es normal y se puede decir que está curado de su enfermedad, ha afirmado Pere Soler.

Comentar ()