Salud

Hacer ejercicio ayuda a concentrarse y tomar mejores decisiones

logo
Hacer ejercicio ayuda a concentrarse y tomar mejores decisiones

Hacer ejercicio ayuda a la concentración y a tomar mejores decisiones.

Resumen:

Un nuevo hallazgo pone de nuevo en valor el Mens sana in corpore sano. Porque el aumento del ejercicio mejora, además de la forma física, la concentración, el rendimiento académico, el bienestar psicológico, el descanso mental y estimula las funciones cognitivas ejecutivas, es decir, ayuda a tomar mejores decisiones. Lo ha dicho Fernando del Villar, catedrático de Educación Física y Deportiva de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid y director del estudio “Mujer joven y actividad física”.

El estudio muestra que existe una brecha, de entre el 17 y el 22% entre hombres y mujeres en el ámbito deportivo que puede ser causada por factores como la madurez temprana de la mujer por factores externos. Así, ha destacado que el mayor abandono del deporte por parte del género femenino se produce entre los 16 y los 18 años, con el paso a bachillerato. Por su parte, en los chicos se produce una disminución progresiva del gasto energético durante el paso a la universidad. En este sentido, el experto ha destacado la labor pedagógica de familiares e instituciones, que puede ayudar a la motivación física disminuyendo la inactividad.

El 68% de los adolescentes no hace la hora de ejercicio diaria que recomienda la OMS

Asimismo, el estudio destaca que la mayor parte de la población no cumple los parámetros de actividad física establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De este modo, en los adultos, a quienes se recomienda 150 minutos semanales de actividad, un 25% de los hombres y un 30% de las mujeres no los lleva a cabo. Frente a ello, entre los adolescentes, a quienes se aconseja realizar 60 minutos diarios, despuntan las mujeres con un 76% de inactividad y un 56% en el caso de los chicos. Resumidamente, el 68% de los jóvenes no cumple estas directrices.

Estos datos suponen un reto social, ha explicado Javier Ramos, rector de la URJC, quien ha destacado el abordaje de un uso responsable de las nuevas tecnologías y las redes sociales entre los jóvenes, ya que con su mala práctica “los jóvenes están comprometiendo su salud a largo plazo”. Así, ha hecho hincapié en la “obligación moral” de las comunidades autónomas y los gobiernos de cambiar esta estadísticas y ha apuntado que este centro busca reducir esta brecha con actividades de Universidad Saludable.

Los hallazgos de este estudio concluyen que la inactividad deportiva se sitúa como un problema real para la sanidad y un factor de riesgo que puede producir muerte prematura. Se ha deducido que las chicas presentan una menor motivación, la cual aumenta si se desarrolla en un entorno colectivo, al contrario que en el caso del género masculino, donde prima la competitividad y es más individualizado. En este punto, entran en juego múltiples factores y barreras culturales, sociales y contextuales que apuntan la “necesidad” de desarrollo de una nueva oferta deportiva diferenciada entre géneros.

Como soluciones frente a esta desigualdad, del Villar ha destacado individualizar la oferta, el apoyo emocional y logístico de la familia o la mayor continuidad del deporte en los centros educativos. Con esto se refiere a una oferta que cubra mayores actividades, lo cual sería muy beneficioso a través de las redes con la realización de encuentros, y la ampliación de la educación física en la universidad y el ámbito laboral, ha explicado. Finalmente, Ramos ha concluido que con estas medidas se ayudaría a cumplir dos de los principales objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS): salud e igualdad.