Carne mechada de la marca 'Sabores de Paterna'.

Carne mechada de la marca 'Sabores de Paterna'.

logo
El lote infectado por listeria afecta a 298 kilos de carne y se ha vendido en Madrid y Andalucía

Salud | Vida Sana

El lote infectado por listeria afecta a 298 kilos de carne y se ha vendido en Madrid y Andalucía

Los inspectores han decretado el cierre de la producción de la empresa y se está llamando a proveedores en Cádiz, aunque también los hay en otras provincias como Madrid, Huelva y Málaga

Todas las alarmas saltaban este viernes después de que el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, informase de la activación de una nueva alerta sanitaria a nivel nacional por la bacteria ‘Listeria monocytogenes’ en relación a la carne mechada Sabores de Paterna, fabricada en Paterna de Rivera (Cádiz).

La alarma, establecida alrededor de las 13:00 horas del viernes, se ha saldado con el cierre de la producción de la empresa y con la inmovilización de todos los productos de la misma después de que se confirmase que uno de los lotes del embutido salieron de la citada fábrica contaminado con listeria.

La empresa distribuye sus productos por un total de cuatro provincias: Cádiz, Málaga, Huelva y Madrid y se ha paralizado la salida no solo de carne mechada, sino de otros productos que aún no han sido analizados, como chicharrones, butifarra, morcilla, mantecas o paté.

Según informa la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), dependiente del Ministerio de Sanidad, el lote infectado de listeria afecta a 298 kilos de carne mechada, envasado el pasado 13 de agosto y con fecha de caducidad del próximo 13 de noviembre. Del montante de carne, se vendieron 7,1 kilos a un establecimiento madrileño, mientras que el resto se distribuyó a diferentes comercios de las provincias andaluzas.

Esta alerta llega tras el brote de listeriosis provocado por la empresa Magrudis al distribuir carne mechada contaminada con la citada bacteria, que ha sumado más de 200 afectados en Andalucía, ha causado hasta el momento la muerte de tres personas y seis abortos de embarazadas, cinco de ellas en Andalucía y el restante en Madrid.

La gestación de la alerta alimentaria empezó el pasado 30 de agosto, cuando la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid comunicó a la Junta de Andalucía que había atendido a un niño de 14 años en el Hospital de Móstoles con sospecha de listeriosis.

El niño consumió, el pasado 19 de agosto, un bocadillo de carne mechada de la marca ‘Sabores de Paterna’ en la provincia de Cádiz. Otros cuatro familiares habían consumido el producto, pero no presentaban ningún síntoma.

«Debo decirles que el niño de 14 años ha dado negativo en listeriosis y que ninguno de los familiares que consumió la carne mechada ha resultado enfermo», afirmaba el consejero.

Cuando la Comunidad de Madrid informó el pasado 30 de agosto del caso sospechoso, la Junta de Andalucía envió a los inspectores al supermercado de Conil de la Frontera (Cádiz) donde compró el bocadillo y a la fábrica de ‘Sabores de Paterna’. Allí, se tomaron muestras de distintos lotes y se enviaron a analizar al laboratorio de la Junta de Andalucía en Almería. Las muestras tomadas en el supermercado han dado resultado negativo y estaba pendiente de confirmar el resultado de otra muestra más, tomada en las instalaciones de la fábrica; y en la mañana de ayer, el laboratorio ha confirmado el positivo por listeriosis de la muestra de carne mechada.

El dueño se defiende

Bartolomé Rodríguez, gerente de la empresa ‘Sabores de Paterna’ ha asegurado hoy que la fábrica cumple «a rajatabla» las normas sanitarias. En declaraciones a Efe, el gerente ha explicado que no tiene «ni idea» de cómo se ha podido producir la infección detectada en una pieza de sus carnes mechadas. 

Rodríguez se ha mostrado sorprendido por el resultado positivo de la analítica en una de las carnes mechadas de su fábrica, que ha provocado que la Junta de Andalucía haya decretado hoy el cese de su producción, la retirada del mercado de su carne mechada y la inmovilización de todos los productos cárnicos.

El empresario explica que desde que el pasado 23 de agosto se enterase de que un joven madrileño que había comido carne mechada de esta marca en Conil de la Frontera había sido atendido en un hospital, se habían hecho varias analíticas y hasta quince piezas habían dado resultado negativo.

Aunque aguarda el curso de las investigaciones, el gerente dice no entender cómo ha podido producirse la infección, ya que explica que la listeria desaparece a los 65 grados, cuando en su fábrica se llega a cocinar con temperaturas de hasta 90 grados.

Ningún afectado

Según ha defendido Aguirre, «una primera conclusión que hay que obtener es que el Sistema Integral de Alertas de Andalucía ha funcionado correctamente y nos ha permitido detectar una nueva marca de carne mechada contaminada por listeria, aún sin tener ningún caso diagnosticado».

La Consejería de Salud y Familias está investigando «cualquier posible punto en común entre la carne mechada marca ‘La Mechá’, fabricada por Magrudis, y la carne mechada marca ‘Sabores de Paterna'».

«Para ello -ha explicado el consejero- estamos cruzando los proveedores de los ingredientes y productos que se utilizan para elaborar y envasar la carne mechada de ambas marcas. También estamos analizando los puntos en común en los procesos de producción de este alimento», ha puntualizado.

Salud y Familias ha enviado este viernes la muestra de esta carne mechada de la marca ‘Sabores de Paterna’ al Centro Nacional de Microbiología para que determine si se trata de la misma cepa que la causante del brote de Magrudis, para lo que desde la Administración andaluza han pedido que le concedan «prioridad».