Salud

Un hombre contrae una enfermedad grave por culpa de su edredón de plumas

Los médicos advierten sobre posibles alergias al material, que pueden desencadenar inflamación pulmonar, ya que normalmente no se presta atención en las consultas a la ropa de cama.

Edredón nórdico de plumas.

Tres meses de malestar, fatiga y dificultad para respirar. Un hombre, no fumador, de 43 años mantuvo estos síntomas durante 90 días sin que se pudiera identificar el origen de su malestar. El hombre desarrolló una inflamación pulmonar grave por culpa de su edredón nórdico, algo que se identificó después al encontrar que tenía anticuerpos al polvo de plumas de pájaros.

Imagen de la radiografía de los pulmones del enfermo.

Su caso, cuyo estudio se recoge en la última edición de la revista British Medical Journal, ha provocado que estos investigadores adviertan del riesgo del “pulmón de edredón de plumas”.

Después de tres meses con el malestar que le afectaba mientras estaba en casa, sus síntomas empeoraron hasta el punto de que solo podía estar de pie o caminar unos minutos sin sentirse como si estuviera a punto de desmayarse. Le dieron de baja y solo era capaz de dormir durante todo el día.

Al ser preguntado por los posibles desencadenantes, se recogió que había pequeñas humedades en su cuarto de baño y que tenía perro y gato, pero no pájaro, por lo que los médicos descartaron en principio esas causas. Sin embargo, sí había reemplazado recientemente su edredón y almohadas sintéticos por ropa de cama rellena de plumas, según él mismo dijo.

Las pruebas de sangre revelaron los anticuerpos al polvo de plumas de pájaros y una radiografía de pecho concluyó que padecía neumonitis por hipersensibilidad-una condición en que los sacos de aire y las vías respiratorias se inflaman gravemente como resultado de la reacción exagerada del cuerpo a un desencadenante particular.

Así, el hombre fue diagnosticado de una variante de neumonitis por hipersensibilidad-“pulmón de edredón de plumas”- causada por aspirar el polvo orgánico de las plumas de pato o ganso que se encontraron en edredones y almohadas.

Le dieron tratamiento con esteroides para parar la inflamación y tuvo que utilizar ropa de cama sintética otra vez. Después de 12 meses, sus síntomas desaparecieron y su vida volvió a la normalidad.

Se trata de un caso singular, inciden los autores, y no se conoce cuánto de común puede ser, pues no es una cuestión habitual – la del tipo de ropa de cama que se utiliza – que suelan preguntar los médicos. Sin embargo, estos advierten que «la exposición repetida al desencadenante culpable en neumonitis
por hipersensibilidad puede causar cicatrices irreversibles en el tejido pulmonar, así que es
importante identificar el desencadenante rápidamente».

Comentar ()