Salud Bernard Bett, epidemiólogo

"España debe vigilar las migraciones de murciélagos, los mosquitos y el tráfico de especies"

Ningún país está libre del salto de enfermedades de animales a humanos / La prevención es el mejor arma, según la ONU

La Diputación de Castellón aplica tratamientos contra el mosquito tigre en la provincia.

La Diputación de Castellón aplica tratamientos contra el mosquito tigre en la provincia.

Este 2020 hemos aprendido de manera contundente lo que es una enfermedad zoonósica. El COVID-19 es una de las peores enfermedades que nos han llegado desde los animales, pero no ha sido la primera, ni será la última. El ébola, el SARS, el MERS, el VIH, la fiebre del Valle del Rift y la fiebre de Lassa, o la fiebre del Nilo Occidental son otros ejemplos recientes. El 60% de las enfermedades infecciosas conocidas y el 75% de las emergentes son zoonósicas.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha publicado esta semana el informe Enfermedades zoonósicas, cómo romper la cadena de transmisión, un informe que pone el acento en la importancia de la prevención como la mejor arma para evitar nuevas enfermedades infecciosas causadas por su salto de los animales a los humanos. El informe apunta al enfoque Una sola salud, One Health en inglés, como  método óptimo para prevenir los brotes y pandemias por zoonosis, así como para darles respuesta. Adoptar este enfoque significa aunar los conocimientos de médicos, veterinarios y medioambientalistas para abordar las políticas de Salud Pública.

“Hay enfermedades en Europa que tienen implicaciones desde el punto de vista de Una sola salud, por ejemplo la fiebre del Nilo Occidental, de transmisión por mosquito, o el Zika son enfermedades que tienen implicaciones desde el punto de vista de la salud animal, humana y medioambiental”, asegura Bernard Bett epidemiólogo investigador de enfermedades emergentes del Instituto Internacional de Investigación Ganadera que ha participado en la elaboración de este informe de la agencia de Medio Ambiente de la ONU.

Alterar la naturaleza

«Hay un equilibrio entre animales y el entorno natural, pero cuando lo destrozamos cortando árboles y plantando maíz en su lugar, por ejemplo, lo que hacemos es alterar ese medio ambiente así que los insectos que felizmente viven ahí empiezan interactuar con los humanos no sabemos lo que puede pasar. Esto es lo que ocurre en lugares como Brasil y algunas regiones de Asia cuando se destruyen los bosques y se liberan de esos espacios muchos insectos que impactan en los asentamientos humanos. Digo insectos porque muchos no los conocemos y pueden ser muy peligrosos desde el punto de vista de la Salud Pública”, explica Bett. En la imagen animada de Greenpeace se ve la evolución de la deforestación de expacios vírgenes en la isla de Borneo, en Indonesia, por la creación de minas de carbón en las últimas décadas.

Respecto a ejemplos de actuación con esta aproximación en España, este epidemiólogo advierte de ciertos casos en los que se podría producir un salto zoonótico en nuestro país. “España es un país de la región mediterránea y tiene que incrementar sus sistemas de vigilancia en el tráfico ilegal de especies, la expansión de los mosquitos por el Cambio Climático, que se están expandiendo muy rápido y la migración de murciélagos de África a Europa”. Para Bernard Bett, un buen equipo de vigilancia con una aproximación de Una sola salud “sería aquel en el que participan biólogos para hacer seguimiento de los murciélagos y ver dónde descansan; y entomólogos para hacer seguimiento de la expansión e introducción de los mosquitos”.

En este sentido el epidemiólogo destaca que “la mayoría de las enfermedades zoonósicas provienen de la naturaleza, los patógenos y las enfermedades se encuentran entre la población animal salvaje”, y que los domesticados suelen tener estrictos controles veterinarios. Algo que engarza con otra preocupación desde la perspectiva de Una sola salud la problemática de las resistencia antibacteriana. “Ahora mismo gran parte de los antibióticos que tomamos los humanos son los mismos que damos a los animales lo que está afectado a la resistencia bacteriana que cada vez son más farmacorresistentes”, mantiene.

Comentar ()