Una Salud (‘One Health’, en inglés) quédate con ese concepto, porque cada vez oirás hablar más de él, especialmente tras la pandemia de la COVID-19. Una Salud consiste en adoptar un enfoque unitario para el abordaje de enfermedades en humanos y en animales en todo el mundo. La división actual de la sanidad entre humanos y animales, no responde a la lógica de los virus, que sólo entienden de huéspedes. Muchos patógenos afectan tanto a animales como a humanos cuando unos y otros viven en un mismo ecosistema. Por ejemplo, la rabia en humanos sólo se previene de manera eficaz actuando sobre la fuente animal del virus (por ejemplo, vacunando a los perros).

Dos casos recientes nos recuerdan la necesidad de que nuestro sistema de Salud Pública tenga más presente la salud animal, que incide directamente en cuanto enfermedades infecciosas, en nuestra salud. 

Guadalupe Miró Corrales, catedrática de sanidad animal y responsable de la consulta enfermedades infecciosas y parasitarias del hospital clínico veterinario de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), acaba de detectar con su grupo de investigación parásitos intestinales del zorro rojo (Vulpes vulpes). Tras un análisis exhaustivo de los parásitos intestinales del zorro rojo (Vulpes vulpes) de Galicia ha concluido con la identificación de Cryptosporidium spp y Giardia duodenalis en el 6,1% y 9,6% de la muestra, respectivamente.  Esto convierte a este carnívoro en reservorio natural de unos agentes que pueden transmitirse a animales de granja e incluso a los humanos.

Los veterinarios son los más olvidados de la Salud Pública

En el estudio, publicado en Transboundary and Emerging Diseases, por primera vez, se describe la detección de C. hominis en zorros en Europa. “Este hallazgo indica el probable solapamiento de los ciclos silvestres y domésticos de este parásito en zonas rurales y periurbanas de Galicia”, cuenta Guadalupe Miró Corrales, Directora del grupo de Epidemiología y Control de Enfermedades Transmisibles en Carnívoros de la Facultad de Veterinaria de la UCM.

“Llevamos trabajando en enfermedad animal más de 20 años, desde nuestro grupo de investigación hemos trabajado con carnívoros como zorros pero también con perros y gatos”, explica a El Independiente que recomienda medidas básicas como no beber agua de manantiales que han podido infectar estos animales para evitar que estos patógenos salten a los humanos. 

Para esta experta el control de zoonosis, el paso de un patógeno de animales a humanos, se hace practicando la medicina preventiva, siguiendo recomendaciones del veterinario. «Detrás de todas las especies domésticas hay veterinarios responsables cuidando su salud». En este sentido Miró Corrales lo tiene claro “Los veterinarios son los más olvidados de la Salud Pública”. En esta misma pandemia hemos visto como los laboratorios veterinarios no han sido tenidos en cuenta para hacer PCRs, que es algo que están haciendo constantemente para evitar la transmisión de enfermedades en animales.

Ébola, zika, VIH, H1N1 y el SARS-CoV-2 son algunos de los virus con los que hemos tenido que convivir recientemente tras su trasmisión por animales. De esta última del H1N1, la gripe A, proveniente de los cerdos se acaba de descubrir una nueva cepa contra la que no tenemos anticuerpos según un estudio publicado en la revista de la Academia de las Ciencias estadounidenses. Se trata del virus G4 EA H1N1. El estudio se llevó a cabo entre 2011 y 2018 en granjas porcinas en 10 provincias chinas, así como en clínicas veterinarias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha manifestado que «estudiará detenidamente» este trabajo científico chino y la información que contiene por que la gripe es una gran amenaza.

El papel de los veterinarios es fundamental porque son ellos los que más saben de las enfermedades animales

Raquel Carillo médico de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid, ha seguido el caso de cerca. “Se trata de un virus muy similar al que en 2009 causó la epidemia de gripe A. El artículo destaca que no está claro que se pueda producir un salto interespecie, pero no es descartable tampoco”, señala. “Los saltos entre las especies ha existido siempre, pero después de lo vivido es importante evitar que estos sucesos ocurran y no se produzca el salto a los trabajadores.”  

En este sentido destaca el papel de los veterinarios como fundamental, «porque son ellos los que más saben de las enfermedades animales y lo hacen de maravilla. Ellos tienen muchísima preparación en eso”, añade.

Según la Mar Faraco, presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior, los médicos de su especialidad siempre están al tanto de todo tipo de enfermedades que surgen, pero la gripe es especialmente relevante. “Este riesgo siempre está, la preocupación de que venga lo que nos ha pasado con el coronavirus, incluso peor, siempre ha estado presente. Y si ahora aparece una gripe más agresiva que encima que además resulte que es la gripe agresiva que estamos esperando y se junta con la pandemia sería un horroroso”.