Quim Torra ha confirmado hoy, ante el pleno del Parlament, que los ciudadanos en Cataluña deberán llevar mascarilla en espacios públicos, tanto en el interior como en el exterior y aunque se pueda respetar la distancia de seguridad, a partir de mañana jueves, con el objetivo de evitar nuevos rebrotes de coronavirus como el que está afectando al Segrià (Lleida). Lo ha hecho mientras el comité del Plan de Protección Civil de Cataluña (Procicat) se reunía esta mañana de miércoles para acordar esta medida, avanzada desde el lunes por la consellera de Salud, Alba Vergés.

La portavoz del Govern, Mertixell Budó, ha anunciado tras la reunión del Procicat que la resolución adoptada por el comité de emergencias comporta una sanción del 100 euros para los que incumplan la obligación de llevar mascarilla. Sin embargo, ni Budó ni Vergés han sido capaces de explicar con concreción las condiciones de esta nueva norma.

Mascarilla en la playa

Así, Vergés ha asegurado que «la idea es llevar la mascarilla siempre que se salga de casa, también para ir a la playa» pero ha reconocido que una vez en la arena, y al tratarse el baño de una «actividad incompatible con el uso de mascarilla», quedará exento de su uso.

Lo mismo sucederá en las actividades programadas para niños, como las colonias de verano, o a partir de septiembre en la escuela. Se mantiene la excepción al uso de la mascarilla dentro de los grupos estables de convivencia.

Vergés anunció el lunes que el Govern estudiaba extender esta medida, que se hizo obligatoria en Lleida desde que empezó el confinamiento, al conjunto de Cataluña. La consellera abogaba por el uso obligatorio de mascarillas siempre, dentro y fuera y aunque se mantengan las distancias, para combatir el relajamiento de parte de la población y evitar la propagación de la pandemia.

Torra, con los agricultores

En una sesión de control marcada por la gestión de este brote que ha obligado a confinar a más de 200.000 personas, Torra ha defendido la gestión de su gobierno, asegurando que ha sido más ágil que la del Ejecutivo de Pedro Sánchez, y ha asegurado que los catalanes premian con su confianza esta gestión. El presidente catalán ha denunciado además una supuesta criminalización de los agricultores por parte de otros grupos y ha asegurado que «yo estoy al lado de los granjeros, la mayoría están haciendo bien las cosas».

«Todas las encuestas dicen que el Govern ha gestionado mejor que el Gobierno la epidemia» ha asegurado el presidente catalán ante las críticas del socialista Miquel Iceta. «Hemos sabido dar confianza con nuestra gestión de crisis porque nos hemos anticipado» ha defendido Torra, quien ha asegurado que «se podría no haber decretado confinamiento Lleida, mucha gente decía que no lo hiciéramos» para demostrar la deicisón con la que gestiona la pandemia del Covid-19.

«Hemos sabido dar confianza con nuestra gestión de crisis porque nos hemos anticipado» ha defendido Torra

«Si hay que adoptar un confinamiento domiciliario lo haremos», ha añadido confirmando los temores de los vecinos de Lleida, que temen que se decrete esa medida el viernes, cuando concluyan las pruebas de acceso a la universidad. «Hay que escuchar a los expertos, ahora no nos dicen que vayamos a confinamiento domiciliario pero en cuanto lo recomendienden lo ordenaré» ha asegurado.

Iceta había cuestionado la gestión del Govern, como han hecho antes la CUP y los Comunes, señalando la preocupación por un brote que reporta ya 68 hospitalizados. «De los 2.417 nuevos casos en España, la mitad corresponden a Cataluña, mientras en Madrid se contabilizan 306» ha apuntado el socialista. «En las comarcas de Aragón limítrofes con Lleida se tomaron medidas hace quince días» ha añadido para concluir que la Generalitat «actúa tarde, y lo que hayan hecho otros no es excusa».

«No confiamos en su gobierno, admiten que no tienen datos de 200 residencias de Cataluña, tenemos dudas sobre los datos y sobre su capacidad de rastreo de nuevos casos, como reconoce el gerente de de Lleida» re la reprocado Iceta. «Y ustedes siguen echándole la culpa a Madrid; si quieren confianza abandonen las excusas».

Dimisión de Vergés

Tanto el PSC como el PP han pedido además la dimisión de la consellera de Salud por la gestión de la COVID, y han reclamado que otra persona asuma las riendas del departamento.

«Usted no genera confianza, y sería mejor que dejara el cargo y que lo asuma alguien que no siga actuando tarde y mal», le ha recrimninado la socialista Assumpta Escarp a Vergés, para quien durante la pandemia «hubo mala gestión a la hora de prevenir, testar y poner en cuarentena a los que han dado positivo».

«Cada vez que que ha afrontado un problema mínimamente complejo ha mostrado una incompetencia inédita», ha señalado por su parte el líder del PP en el Parlament, Alejandro Fernández a Vergés.

El popular ha recordado que el día 3 de julio que no había que temer rebrotes, según Vergés, «para 16 horas más tarde decretar el confinamiento perimetral en el Segrià». Fernández ha acusado además a la consellera de «ocultar información».

«Hay tantas razones para exigir su dimisión, son tantas, que es imposible resumirlo en dos minutos. Semejante nivel de incompetencia en una democracia moderna solo debería derivar en que dimita y otra persona asuma los retos importantes que hay por delante», ha afirmado.

«Tomamos las decisiones en los momentos oportunos, cuando tocan. Ni antes ni después. Y las explicamos a la ciudadanía. Información de calidad y no pensando en los titulares», ha defendido la consellera de Salud.