Castilla y León y la Comunidad Valenciana han pedido este jueves al Gobierno la imposición del toque de queda en sus territorios. Esta tarde, el Ministerio de Sanidad y las CCAA se reunirán en el Consejo Interterritorial de Salud para abordar la actualización del plan de respuesta temprana frente al coronavirus.

En el caso de Castilla y León, ha sido el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien ha anunciado que se ha remitido una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para solicitar el establecimiento del toque de queda como una de las medidas restrictivas que deben aprobarse esta tarde en el Consejo ante las previsiones «dramáticas» para las próximas semanas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo del Gobierno regional, Igea ha asegurado que la situación en la Comunidad es «francamente preocupante» y las cifras apuntan a la posibilidad de que se pueda provocar de nuevo un «colapso sanitario. «No tomar medidas en este momento sería una irresponsabilidad», ha defendido el vicepresidente.

«La vida de decenas de miles decenas de miles de españoles está en juego y es el momento de tomar decisiones por drásticas o duras que sea», ha defendido Igea, quien ha reclamado la adopción de medidas a través de un acuerdo entre Gobierno y autonomías, no obstante, ha pedido que si no hay acuerdo «el Gobierno debe ejercer su responsabilidad».

Por otro lado, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha pedido la imposición del toque de queda de 0 a 6 horas de la mañana hasta el 9 de diciembre.