Islas Baleares | Salud | Vida Sana

La movilidad entre península y Baleares convierte a las islas en la comunidad más golpeada por el Covid

La incidencia acumulada de contagios en Baleares dobla la media nacional en un repunte muy pronunciado

La incidencia acumulada de contagios por Covid-19 en Baleares dobla la media nacional

Varias personas se someten a una prueba con antígenos en Sa Pobla (Mallorca) EFE

Los indicadores de seguimiento de la pandemia del coronavirus en Islas Baleares retratan un pico dentro de la nueva ola de contagios. Variables como los datos de incidencia acumulada ponen sobre relieve que la situación en el archipiélago es más crítica que en otras comunidades autónomas y han podido influir múltiples causas.

Según Joan Caylà, epidemiólogo de la Unidad de Investigación en Tuberculosis de Barcelona (FUITB), uno de los motivos que estarían detrás del considerable aumento en los casos de Baleares sería las «numerosas» conexiones que posee con el resto de la península. «Para los datos de ahora han sido determinantes el regreso de los estudiantes o aquellos familiares que trabajan en otras comunidades autónomas y han vuelto a la isla», afirma.

Muchos de ellos podrían haber portado el virus de manera asintomática o haber manifestado tras este desplazamiento pendular indicios de haberse contagiado. En la actualidad no hay límites a la movilidad interior y se puede entrar en el archipiélago, tanto desde el resto de España como desde el extranjero, si se dispone de una PCR negativa.

Una chica muestra su PCR negativa en el aeropuerto de Palma de Mallorca. Foto: Europa Press

Mallorca, el epicentro con las medidas más duras

Respecto a los contagios, según los últimos datos del Servicio de Epidemiología del Govern balear —a día 29 de diciembre de 2020—, el epicentro en el archipiélago se sitúa en la isla de Mallorca. De los 458 nuevos positivos de las últimas 24 horas únicamente 403 corresponden a este territorio. En comparación, Ibiza ha registrado un total de 24, Menorca 29 y Formentera 4.

Por ello el Govern ha aplicado medidas más restrictivas durante las fiestas de Navidad en las islas. El Consell aprobó el lunes medidas «más duras» de nivel 4 para Mallorca y el paso de Formentera a nivel 3 de alerta sanitaria ante la situación de la pandemia de la Covid-19. En el caso de Mallorca, todos los establecimientos comerciales tendrán que concluir su actividad a partir de las 20:00 horas, con la excepción de gasolineras y establecimientos dedicados al comercio esencial.

En Formentera, los cambios principales se resumen en que las reuniones sociales pasan a estar limitadas a seis personas tanto en interiores como en exteriores, se reduce el aforo interior, que en función de la ventilación oscilará entre el 30% y el 60%, y en las terrazas se mantiene al 75%, pero con agrupaciones de mesas de seis personas como máximo.

El Gobierno de Baleares ha establecido que el toque de queda en Mallorca comience a las 22:00 incluido el día de Nochevieja, mientras que en el resto de la región lo hará a las 01:30 horas. En las cenas y comidas navideñas, se podrán juntar máximo seis personas en la isla de Mallorca y 10 personas en las islas de Menorca, Ibiza y Formentera.

La incidencia acumulada en ascenso

Según el Ministerio de Sanidad, Islas Baleares ha notificado 169 casos nuevos respecto al día anterior, que apuntó un total de 81 contagios. A pesar de este nuevo ascenso, los datos de incidencia acumulada —el índice que permite valorar de la evolución de la pandemia en un territorio—, notifican un total de 522,85 casos diagnosticados en los últimos 14 días. Esto muestra que el archipiélago posee la incidencia acumulada más alta de España.

Esta variable no ha dejado de crecer desde mediados del mes de diciembre. La cifra de contagios se situaba alrededor de los 200 casos a principios e inició un aumento a partir del día 14 de este mes de diciembre. Por otra parte, Mallorca tiene actualmente 329 pacientes COVID-19 ingresados en planta y 76 en UCI; Ibiza nueve en planta y cinco en UCI; y Menorca, cinco en planta y dos en UCI. El número de personas hospitalizadas ha aumentado un 10,2 % en las últimas 48 %.

En las comunidades que se vieron más afectadas anteriormente se ha generado una inmunidad de grupo

Patricia Guillem, catedrática de Epidemiología

Patricia Guillem, catedrática de Epidemiología, Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Europea de Valencia, advierte a El Independiente sobre la repercusión que podrían tener estas cifras en las hospitalizaciones. Según datos del Ministerio de Sanidad el % de camas UCI ocupadas por casos COVID era del 17,65 % el pasado día 1 de diciembre, mientras que según los datos actualizados a día 29 de diciembre se sitúa en un 29,41 %.

El inicio de la «tercera ola»

La catedrática de Epidemiología Patricia Guillem además establece que los territorios que permanecieron durante más tiempo «blindados» con el exterior, como sucede con una isla, se están viendo más afectados en «esta tercera ola». «En las comunidades que se vieron más afectadas anteriormente se ha generado una inmunidad de grupo», expone.

Un hombre en el aeropuerto de Palma de Mallorca. Foto: Europa Press

Paulatinamente iremos viendo los efectos de las celebraciones de Navidad

Joan Caylà, epidemiólogo de la FUITB

Por otra parte, los contagios que se están notificando en estos días corresponderían con los desplazamientos que tuvieron lugar en el Puente de la Constitución, un periodo donde Joan Caylà, epidemiólogo de la FUITB asevera que «hubo mucha movilidad». A esto se le añaden los movimientos locales que se producen dentro de Mallorca, que al tratarse de una isla, suelen ser más cercanos y familiares incluyendo varios núcleos de población.

Otro elemento que podría haber entrado en juego serían los turistas, especialmente la población inglesa, que eligen a Baleares como destino para descansar. «Sería interesante estudiar si este repunte tiene algún tipo de relación con la cepa inglesa», sostiene Patricia Guillem. Por su parte, el epidemiólogo Joan Caylà recalca la importancia de «seguir extrictamente las recomendaciones» y medidas de contención dictadas por las autoridades.

«Paulatinamente iremos viendo los efectos de las celebraciones de los días 25 y 31 de diciembre, 1 y 6 de enero de 2021 en unos diez o 15 días en adelante», advierte Caylà. «Además en enero con el frío habrá más hacinamiento, por lo que podríamos tener un pico importante y deberíamos de ser tan estrictos como países de nuestro entorno como Alemania, Italia o Francia».

Comentar ()