Salud

El "consumo moderado", la causa de uno de cada 8 cánceres causados por el alcohol

Un agente de la Guardia Civil realizan un control de alcohol y drogas a una mujer en el kilómetri 13,600 de la carretera A-1

Un agente de la Guardia Civil realizan un control de alcohol y drogas a una mujer en el kilómetri 13,600 de la carretera A-1 EP

Uno de cada 8 cánceres causados por el alcohol están causados por el mal llamado ‘consumo moderado’, señalan Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España (CAARFE) y la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías (Socidrogalcohol), con motivo de la celebración este martes del Día Sin Alcohol.

Al menos, 23.000 nuevos casos de cáncer en Europa en el año 2017 fueron a causa del consumo de alcohol «moderado», de los que casi la mitad de ellos eran cáncer de mama. Una sola copa al día ya aumenta el riesgo de cáncer de mama y de cáncer colon y recto en un 5% y cuanto mayor es el consumo de alcohol mayor es también el riesgo de dichos cánceres.

Además, el alcohol es responsable de muchas muertes prematuras, no solo relacionadas con el cáncer, también con problemas de salud cardiovasculares, gastrointestinales, de hígado, páncreas, etc. Más las muertes producidas como consecuencia del uso del alcohol al volantes, los accidentes laborales, la violencia que en ocasiones puede aparecer correlacionada, etc.

«Los beneficios del alcohol son más bien pocos, o ninguno, y es importante que la población esté informada sobre los riesgos para tomar decisiones en base a la rigurosidad científicas y las evidencias y no en base a las presiones de la industria alcoholera o la normalización social de la que goza en consumo de alcohol en una sociedad que alaba el consumo y castiga cuando un individuo acaba por desarrollar una adicción», recuerda Francisco Pascual, presidente de Socidrogalcohol.

Pascual recuerda que, durante mucho tiempo, se ha dicho que el alcohol en pequeñas cantidades no era peligroso para la salud y que de hecho, incluso podía ser positivo el consumo de un vaso de vino en las comidas de forma diaria. «Ahora sabemos que esto no es cierto», explica.

«La ciencia ha demostrado que cualquier cantidad de alcohol puede ser perjudicial para la salud y que cuanto menos se beba, mejor. Y que en el caso de ciertos colectivos, su ingesta debe quedar totalmente prohibida, es el caso de los menores de edad, mujeres embarazadas, personas que tengan que conducir o personas que tengan que manejar cualquier tipo de maquinaria en su trabajo«, concluye.

Te puede interesar

Comentar ()