Política

La hija de una víctima del Yak 42: “Yo duermo tranquila, no sé si Trillo lo consigue”

logo
La hija de una víctima del Yak 42: “Yo duermo tranquila, no sé si Trillo lo consigue”

Resumen:

Tenía 10 años cuando Paula Nvé Barrones (Ronda, Málaga, 1993) perdió a su padre, uno de los 62 militares españoles que viajaban en el Yak 42 la fatídica mañana del 26 de mayo de 2003. El sargento José Gabino Nvé Hernández, nacido en Guinea Ecuatorial y de madre riojana, regresaba de Afganistán con una motivación doble: no sólo volvía a casa como sus compañeros tras representart a España en una misión humanitaria, sino que además lo hacía para asistir a la Primera Comunión de su hija. No pudo llegar a su destino y su vida quedó truncada a los 33 años en Trebisonda (Turquía).

Por primera vez, Paula Nvé Barrones cuenta su testimonio a un medio de comunicación. La conversación con Elindependiente.com tiene lugar el mismo día que la actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, recibe a una representación de la Asociación de Familiares de Víctimas del Yakolev 42 y después de que trascendiera el dictamen del Consejo de Estado por el que se declara la responsabilidad patrimonial de la Administración, pronunciamiento que De Cospedal ha asegurado este martes que asumirá.

A punto de cumplir 24 años y ya graduada como periodista, Nvé sigue esperando el perdón de Federico Trillo, titular de Defensa cuando tuvo lugar el accidente y embajador de España en Londres desde 2012. “Claro que sigo esperando el perdón de Trillo o de algún miembro del Gobierno. Es lo único que pedimos. En contra de lo que se está diciendo, no buscamos dinero. Sólo que reconozcan que se equivocaron y que pidan perdón”, reclama la joven rondeña, convencida de que la lucha ha merecido la pena. Desde entonces, se extremó la seguridad en los fletes de militares que participan en misiones humanitarias en el exterior.

Pregunta.-El Consejo de Estado ha dictaminado, 13 años después, que la Administración es patrimonialmente responsable por el accidente en el que perdieron la vida 62 militares, entre ellos su padre. ¿Llega demasiado tarde este reconocimiento?
Respuesta.-No, porque es algo por lo que las familias hemos estado luchando desde el minuto uno, desde que ocurrió el accidente. Siempre hemos reclamado que Trillo era conocedor del estado de los aviones. Han sido 13 años de lucha y por fin se nos ha dado la razón. Nunca viene tarde.

P.- Como hija de fallecido, ¿sigue esperando el perdón del ex ministro Federico Trillo o de algún otro miembro de aquel Gobierno?
R.-Sí, es algo que nunca se nos dio y es lo único que pedimos. Se está diciendo que pedimos dinero. No; llevamos 13 años de lucha para que reconozcan que se equivocaron y que pidan perdón. El dinero no me va a devolver a mi padre, pero el perdón quizá nos va a dejar más tranquilos y, de alguna manera, descansar por fin. En cierto modo, poder decir que se acabó esta lucha.

P.-¿No descansará hasta que escuche la palabra perdón?
R.-Sólo queremos el perdón del Estado, algo tan sencillo como reconocer que fue un error y pedir perdón a las familias. Nunca hemos pedido otra cosa que no sea eso y que paguen aquellas personas que eran conocedoras del estado en que se encontraba el avión.

P.- ¿Los familiares buscáis el dinero, como ha sugerido el ex ministro?
R.-Me parece tan vergonzoso que esa persona diga que estamos buscando dinero cuando se ha demostrado que en el accidente del Yak 42 el dinero desapareció en algún momento… No nos llevamos 13 años luchando para conseguir dinero. Es que el dinero no nos va a devolver a nuestros familiares. Buscamos perdón. Jamás hemos ido en busca de dinero ni nos hemos movido por ello. Sólo queremos conocer la verdad, saber cómo murieron nuestros familiares y que las personas que de manera directa o indirecta tuvieron culpa de ello pidan perdón.

P.-Se está poniendo el foco exclusivamente en la gestión de aquel Gobierno, pero ¿no cree que la Agencia de Mantenimiento y Abastecimiento de la OTAN (Namsa) también tiene responsabilidad en esta tragedia? Fue este organismo el que se encargó de contratar los servicios de transporte aéreo de las Fuerzas Armadas españolas desplegadas en Afganistán.
R.-Algo también deberían de saber. Esos papeles pasan por muchas manos, pero quien representaba a nuestros familiares era Trillo. Al que se le pide que responda es a él. ¿Que la OTAN se ha ido de rositas? Posiblemente. Creo que sí eran conocedores de algo, pero a quien le pedimos responsabilidades es a nuestro Gobierno y a nuestro Estado porque para ellos servían nuestros militares.

El dinero no va a devolverme a mi padre, pero con el perdón descansaríamos al fin”

P.- No sólo no se han asumido responsabilidades políticas sino que el ex ministro Trillo fue nombrado embajador en Londres…
R.-Me parece vergonzoso que una persona que era conocedora de que esos militares podían morir en un accidente aéreo represente a España. Cuando no ha sido capaz de tratar a las familias del Yak 42 con respeto, ¿cómo va a tratar a los españoles fuera de España con respeto?

P.- ¿Le sorprende que, tras el informe del Consejo de Estado, aún no haya renunciado a su cargo de embajador o haya sido destituido por el Gobierno?
R.-No me sorprende nada, porque en este país estamos acostumbrados a que alguien meta la pata o cometa un error y salgan todos los amiguitos a defenderlo, como ha ocurrido con Trillo y el PP. Te sientes atacado y atacas, pero en este caso no son sólo las familias; hay un Consejo de Estado que está diciendo que tenemos razón.

P.- ¿A qué cree atribuye la decisión de Mariano Rajoy de nombrarlo embajador?
R.-Sinceramente pienso que dentro del PP se sabía que Trillo era conocedor y era una manera de sacarlo fuera y evitar que siguiésemos luchando y diciendo que Trillo tenía que pedir perdón. Para mí ha sido una estrategia política.

P.-Si tuviera la oportunidad de hablar en persona con el ex ministro de Defensa, ¿qué le diría a la cara?
R.-¡Uy!… Yo creo que le diría que no tuvo humanidad ninguna hacia las familias y que no nos trataron con respeto. Yo por las noches duermo tranquila, no sé si él lo consigue. Si pidiese perdón y reconociese su error, todos podríamos dormir mucho mejor por las noches.

P.-¿Espera que llegue ese perdón o ya ha perdido toda esperanza?
R.-Tengo la esperanza. Hemos estado 13 años luchando para que se reconozca que teníamos razón. No me importa esperar un poco más para escuchar su perdón.

Es vergonzoso que una persona que era conocedora del riesgo represente a España”

P.- ¿Cree que el PP ha pagado políticamente sus errores en la gestión del Yak 42?
R.- Se dice que en su día perdieron las elecciones por el Prestige, el 11-M y el Yak 42. Un error tan grave como que 62 militares españoles mueran nunca se termina de pagar y creo que es una mancha negra en el expediente del PP.

P.- ¿Qué espera de la comparecencia anunciada por María Dolores de Cospedal en el Congreso de los Diputados, tras recibir este martes a una representación de familiares de las víctimas y anunciar que acatará el dictamen del Consejo de Estado?
R.-A ella esto le ha pillado de rebote. Me parece muy bien que nos haya acogido y que nos haya querido escuchar, pero creo que va a ser lo de siempre: ‘Sí, os escuchamos pero nosotros no podemos hacer más’. Por lo menos ha tenido la modestia de sentarse y escucharnos.

P.- ¿Tiene alguna esperanza de que el Gobierno acceda a abrir una investigación definitiva para esclarecer la cadena de subcontrataciones y el hecho de que la compañía que operó el vuelo percibió sólo una quinta parte del dinero que pagó España a la agencia Namsa?
R.-No lo van a hacer. Cuando ocurrió el accidente, el partido que gobernaba era el PP y actualmente lo hace el mismo partido. Se tienen que defender los unos a los otros. Que el Consejo de Estado lo haya reconocido nos parece un avance grandísimo. De manera unánime nos han dicho que teníamos razón. ¿Se va a reabrir el caso? Lo veo muy difícil, pero hemos estado luchando 13 años y nunca se sabe.

Un error tan grave como éste nunca se paga; es una mancha negra en el expediente del PP”

P.-El pronunciamiento del Consejo de Estado es una victoria moral pero en la práctica no supone nada porque rechaza que se les abone una cantidad adicional en concepto de responsabilidad patrimonial del Estado ya que ello supondría una duplicidad indemnizatoria…
R.-Es que no nos movemos por el dinero. Nos da igual que se nos diga que no nos pueden pagar la indemnización. Se ha reconocido por lo que llevamos luchando desde hace 13 años. Desde el minuto uno dijimos que Federico Trillo era conocedor de lo que ocurría. Solamente queremos que responda Trillo por lo que sucedió. Ya está. El dinero nos da igual.

P.-Sí está muy agradecida al Patronato de Huérfanos del Ejército de Tierra, ¿no?
R.-Desde luego. Pertenezco al Patronato de Huérfanos de Granada y ellos se encargan de gestionar en materia de estudios a todos los huérfanos del Ejército de Tierra. Ellos han hecho un trabajo increíble tanto conmigo como con mi hermano. Se han portado genial con nosotros. Nos han ayudado en todo, nos han apoyado, nuestros logros los han sentido como propios… Es algo que la gente desconoce.

P.- ¿Cuándo le contaron que su padre falleció en el avión que le traía de Afganistán?
R.-Me levanté para ir al colegio y mi madre estaba viendo la televisión. Nos vistió a mi hermano y a mí e inmediatamente nos llevó al colegio. Yo me enteré que mi padre había muerto a las seis o siete de la tarde del mismo día. Llegué con mi hermano y había militares y familiares en mi casa. Me sentaron en un sofá y mi madre me dijo: ‘Paola, cariño, papá no va a volver’.

P.- ¿Recuerda su reacción?
R.-
Lloras. Eres consciente de que tu padre es militar y sabes que en cualquier momento puede no volver. Es algo que, como hijo de militar, tienes muy asumido. Reaccioné muy mal. Cuando me enteré de los motivos por los cuales mi padre no iba a volver sentí impotencia más que dolor. Puedo estar preparada para que a mi padre le peguen un tiro o pise una bomba, pero jamás pensaría que mi padre iba a morir de vuelta a España en un avión que ahora se ha reconocido que estaba en malas condiciones y el Estado era consciente de ello.

Paula Nvé, durante la entrevista con 'El Independiente' este martes en Ronda (Málaga).

Paula Nvé, durante la entrevista con ‘El Independiente’ este martes en Ronda (Málaga). GIULIO PIANTADOSI

P.-Su padre, además, venía para asistir a su Primera Comunión…
R.-Así es. Mi Comunión era el 13 de junio si no recuerdo mal y el accidente ocurrió el 26 de mayo. Mi padre se fue en el primer contingente para poder venir a mi Comunión. Estábamos muy ilusionados, llevábamos muchos meses sin vernos y de repente te dicen que no viene y que no vas a volverlo a ver. Es duro, pero finalmente yo recibí la Comunión porque él tenía esa ilusión. Viajó en ese momento para venir a mi Comunión y consideramos que era pertinente celebrarla.

P.- ¿También erraron en la identificación de los restos de su padre?
R.-En nuestro caso, no. Por desgracia, otros familiares no tuvieron esa suerte.

P.- ¿Los restos de su padre descansan en Ronda?
R.- Sí, lo enterramos aquí.

¿Mi titular? Trillo pide perdón y reconoce su error. Y que no va a tener ningún cargo público”

P.- ¿Qué recuerdos guarda de su padre? ¿Con qué imagen lo asocia?
R.- Con un ordenador. Era un fanático de la informática y me lo enseñaba a mí. Lo recuerdo como una persona muy tranquila que quería a su familia con locura. Luchaba por todos nosotros. Es una pena que mi padre no me haya podido ver crecer. Muchas de las cosas por las que yo me he movido a lo largo de mi vida era creyendo que se sentiría orgulloso si yo hacía tal cosa. Es una pena que muriera como lo hizo. Que una persona que lo da todo por su país y que va en acción humanitaria no vuelva es muy triste.

P.- ¿Qué le han arrebatado además de a un padre?
R.- Me han quitado muchas cosas, no sólo un padre. Al principio lo pasamos muy mal. No es sólo un padre, es esa persona que lucha por ti y que sabes que estará ahí pase lo que pase. Te frustras muchísimos cuando oyes que nos hemos enriquecido. También te han quitado un pedacito de ti.

P.- Su Trabajo Fin de Grado (TFG) versó sobre la cobertura periodística del accidente del Yak 42. ¿Qué conclusiones sacó?
R.- Yo empecé a investigar sobre el caso de mi padre cuando empecé la carrera de periodismo. Yo pensé que era un tributo que le rendía a mi padre. No iba a descubrir nada que no se conociera ya, pero quise ver cómo los medios de comunicación habían tratado un tema como éste. ¿Qué saqué en claro? Que a veces pensamos que los medios de comunicación están más politizados de lo que lo están y que quizá se mete el dedo en la llaga y se hace mucho daño por vender más. Conforme avanzaba cada vez era más consciente de que Trillo era conocedor de eso. También en el TFG fui a atacar un poco a la prensa, porque en su día me sentí muy dolida con la prensa.

P.- ¿Y se ha reconciliado ya?
R.- Sí, sí, sí. Me di cuenta de que a veces todo lo que se cuenta no es verdad, pero a veces también los medios no están del todo bien informados porque se dejan guiar por determinadas fuentes. Creo que en algunos casos a las familias se nos trató como víctimas para vender y para sacar más ‘mierda’ y vi también cómo se intentaban reconciliar con la familia sacando información y haciéndonos ver que estaban detrás nuestra y que estaban intentando conseguir que supiésemos más.

P.- ¿Con qué titular sueña en relación con la tragedia del Yak 42?
R.- Que Federico Trillo pide perdón y reconoce su error. Y, como subtítulo, que no va a tener ningún cargo público.

logo
Kennedy, el mito que sedujo a la historia